Categoría: Institucional

‘Sindicatura itinerante’: el 29 de septiembre inicia el nuevo proyecto de la defensoría de la ciudadanía barcelonesa

Sindicatura itinerant

La Sindicatura de Greuges de Barcelona iniciará, el próximo jueves 29 de septiembre, el proyecto ‘Sindicatura itinerante’, en el que miembros del equipo de la defensoría se trasladarán a equipamientos de la ciudad para atender en primera persona a la ciudadanía que desee hacer consultas o presentar quejas.

Esta nueva iniciativa arrancará en la Biblioteca García Márquez de Sant Martí de Provençals de 10 a 13 h y de 15 a 18 h. El equipo de la Sindicatura de Greuges de Barcelona estará ubicado en la planta -1 de este equipamiento municipal con el objetivo de escuchar a los ciudadanos y ciudadanas que quieran exponer vulneraciones de derechos o disconformidad con algún servicio municipal.

“Estrenamos uno de los proyectos que ya tenía en mi programa de 7 ejes y 33 propuestas, que permitirá crear una Sindicatura itinerante, que sea un territorio y no solo una ubicación”, ha manifestado el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia. En la línea de acercar la institución a los barceloneses y barcelonesas, la finalidad del proyecto ‘Sindicatura itinerante’ es estar presente en los 73 barrios de la ciudad para garantizar la defensa de los derechos humanos de proximidad al vecindario de la ciudad.

La última visita de la Sindicatura al Distrito de Sant Martí se produjo el pasado 25 de enero de 2022, en el contexto de la iniciativa ‘A pie de calle’ y en la que el síndic se reunió con la AVV de Sant Martí de Provençals, la Coordinadora de Entidades VERN, la Escuela de Adultos de la Verneda y la Asociación Sant Martí Esport.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona acompaña al Observatori contra l’Homofòbia en la atención a las víctimas de LGTBI-fobia durante la Festa de la Mercè

La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha acompañado el viernes 23 de septiembre (de 22 a 1 h) al Observatori contra l’Homofòbia en la atención a posibles violencias lgtbi-fóbicas durante la Festa de la Mercè.

Esta atención se ha producido de manera telefónica, vía whatsapp, en el 699 90 16 51. A pesar de que este año ha sido el primero en el que colabora la Sindicatura de Greuges de Barcelona, es la tercera edición en la que el Observatori pone en marcha este servicio. Este año también se ha contado con la colaboración de la Guardia Urbana de Barcelona.

A causa del estigma que todavía comportan los temas relativos a la orientación sexual y la identidad de género, la violencia y la discriminación contra las personas LGTBI+ queda frecuentemente sin denunciar, sin documentar y, en consecuencia, sin castigar. “Queremos poner facilidades al colectivo para que, si se produce una incidencia, tengan un servicio a su alcance que les permita denunciarlo de manera sencilla y segura”, ha explicado el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia.

Esta lucha nos interpela a todas y todos. Es una lucha de derechos humanos, desde una perspectiva interseccional. El argumento a favor de extender a las personas LGTBI+ los mismos derechos de los cuales disfrutan el resto de personas no es radical ni complicado. Se basa en dos principios que fundamentan las normas nacionales e internacionales de derechos humanos: igualdad y no discriminación.

Sin embargo, todavía persisten discursos y actuaciones que pretenden justificar la desigualdad, y estigmatizar y preservar un determinado statu quo. Ante esto, debemos reivindicar que la lucha por la dignidad de los derechos del colectivo LGTBI+ es una lucha por una humanidad diversa de la cual todos y todas formamos parte.

Desde las sindicaturas locales, ante el auge de las acciones y los silencios negacionistas, tendríamos que dar un paso adelante para acompañar los itinerarios de las personas que denuncian agresiones y discriminaciones lgtbi-fóbicas. Nuestros principales objetivos, trabajando de forma coordinada con entidades y otras instituciones para evitar revictimizaciones, deben buscar la forma de reparar la dignidad de la persona, combatir estas violencias y fomentar la prevención y la sensibilización para evitar su naturalización.

Nueva edición de ‘La Sindicatura, a prop teu’, dirigida al vecindario de Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona

Sindic, a prop teu

En el contexto del proyecto La Sindicatura, a prop teu, David Bondia y miembros de su equipo han asistido el jueves 22 de septiembre a la Biblioteca Zona Nord para acercar la Sindicatura de Greuges de Barcelona a la ciudadanía de los barrios de Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona, y escuchar sus reclamos y demandas.

El objetivo de la iniciativa La Sindicatura, a prop teu es apelar a la proactividad de la institución, acompañada de la ciudadanía para tratar las problemáticas del vecindario de los 73 barrios barceloneses. “Quiero trabajar conjuntamente con la ciudadanía, los representantes vecinales y los movimientos asociativos. Nadie conoce mejor Barcelona”, ha manifestado David Bondia, síndic de greuges de Barcelona.

Esta sesión ha dado continuidad al A peu de carrer, que tuvo lugar el último 5 de mayo en los barrios de Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona, y en el que el síndic de greuges de Barcelona y miembros de su equipo se reunieron con la dirección de la Escola Ciutat Comtal; la dirección de la Escola Montcada; la Asociación de Vecinas y Vecinos de Torre Baró; la Escola Bressol Municipal La Muntanya, y la Asociación de Vecinas y Vecinos de Ciutat Meridiana.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona actúa de oficio para analizar el estado y el funcionamiento de los equipamientos policiales de la Guardia Urbana

Comissaria Guàrdia Urbana Sant Martí

El último trimestre de 2021 la Sindicatura de Greuges de Barcelona inició una actuación de oficio de largo recorrido para conocer de primera mano la totalidad de los equipamientos de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB), con el objetivo de observar presencialmente la estructura y el funcionamiento de los servicios policiales de la ciudad, principalmente los descentralizados. El resultado es el informe ‘Guàrdia Urbana i drets humans de proximitat: anàlisi d’equipaments policials de la ciutat’.

Así mismo, también se ha querido conocer la organización interna y las tareas policiales llevadas a cabo en las UT, puesto que son aspectos que inciden en el servicio que se ofrece a la ciudadanía del territorio donde están implantadas.

Entre otros asuntos, la Sindicatura de Greuges ha analizado la idoneidad del espacio; la accesibilidad; la seguridad; la atención a la ciudadanía; la asistencia médica a las personas detenidas; las áreas de custodia de las personas detenidas, o el tratamiento de las violencias machistas. Es necesario recordar que el trabajo policial está sujeto a la normativa internacional en la materia y en derechos humanos, la cual debe inspirar tanto la normativa interna como la práctica policial.

La metodología de trabajo de la Sindicatura

El informe se ha elaborado desde el análisis de la normativa general y específica que rige la Guardia Urbana de Barcelona, vinculado a la realización de un total de trece visitas a equipamientos policiales de la ciudad por parte de la Sindicatura de Greuges de Barcelona. Estas visitas, previamente planificadas y comunicadas a los mandos de la GUB, se han llevado a cabo por parte de un equipo de la Sindicatura.

Se han visitado las diez unidades territoriales de la Guardia Urbana, la Sala Conjunta de Comandament (GUB, ME, Bomberos y SEM), y la División de Tráfico. También se ha considerado oportuno conocer las instalaciones del Área de Custodia de Personas Detenidas de la Comisaría de Les Corts del cuerpo de Mossos d’Esquadra, en una visita conjunta con el adjunto del Síndic de Greuges de Catalunya. El interés de conocer esta instalación reside en el hecho que el cuerpo municipal de policía colabora en este servicio, y a su vez se trata del espacio donde son custodiadas las personas detenidas por la Guardia Urbana de Barcelona.

Durante las reuniones con los mandos de los equipamientos policiales, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha planteado varias cuestiones que han sido motivo de reiteradas quejas en esta institución. Entre otros, se ha interesado por la evaluación que se hace sobre el uso de las cámaras unipersonales en el uniforme policial, la confianza ciudadana, o la valoración sobre la firma del convenio con el cuerpo de Mossos d’Esquadra, que prevé que las personas detenidas se trasladen a la Comisaría de Les Corts de Mossos d’Esquadra.

En el contexto de esta intervención, la Sindicatura de Greuges también se ha centrado a conocer algunos aspectos asociados a la situación de los equipamientos policiales, en relación con los servicios que en ellos se presta a la ciudadanía y con la protección de los derechos fundamentales de las personas detenidas por agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

Análisis de las Unidades Territoriales (UT) de la ciudad

A continuación se detallan las diagnosis, los ejemplos y las recomendaciones hechas por la Sindicatura de Greuges de Barcelona a raíz de visitas a las Unidades Territoriales (UT) de la Guardia Urbana de la ciudad.

Áreas de custodia de personas detenidas

Desde el mes de julio de 2021, todas las personas que son detenidas por la Guardia Urbana de Barcelona, a excepción de las detenidas por cuestiones relacionadas con delitos contra la seguridad viaria, son trasladadas al área de custodia de la Comisaría de Les Corts del cuerpo de Mossos d’Esquadra.

Por lo tanto, las celdas de las UT de la Guardia Urbana dejaron de ser operativas a partir de aquella fecha, a excepción de las que se encuentran en la Unidad de Investigación y Prevención de la Accidentalidad (UIPA), ubicadas en la Zona Franca, que únicamente acogen personas que presuntamente han atentado contra la seguridad viaria.

Medidas positivas implementadas

Por último, la Sindicatura de Greuges de Barcelona quiere señalar aquellas medidas positivas que se han detectado, entre las cuales destacan las siguientes:

  • El Ayuntamiento de Barcelona está adoptando medidas activas y claras para aumentar el número de mujeres en la GUB, revirtiendo una situación anómala. La más importante de todas ellas es que se reservaron 112 plazas (de 282 en total) para mujeres (un 40%) en la convocatoria de plazas de 2020.
  • La incorporación, también en las bases de la convocatoria de plazas de agentes de la Guardia Urbana, de criterios de puntuación que faciliten el acceso al cuerpo de personas de diferentes perfiles étnicos; a pesar de que estos criterios se deberían potenciar todavía más.
  • La implementación y el desarrollo de un modelo de policía de proximidad como modelo de servicio comunitario es una medida que está siendo estudiada por otros ayuntamientos a escala estatal e internacional.
  • Los nuevos coches patrulla de la GUB adquiridos en 2018 (126) disponen de un dispositivo DEA (Desfibrilador Externo Automático) en todos los vehículos policiales, una buena práctica para la salvaguardia de la integridad física tanto de personas detenidas, como de la ciudadanía en general.
  • La decisión que las personas detenidas en Barcelona por la GUB sean custodiadas en el área de custodia de la comisaría de Les Corts de Mossos d’Esquadra, a excepción de los detenidos por delitos relacionados con la seguridad viaria, es una decisión positiva que permite armonizar los procesos de detención en un espacio habilitado para la custodia, con independencia de las mejoras que necesite este espacio.
  • A finales del año 2021 se ha licitado un concurso para la redacción de los proyectos de construcción de las nuevas unidades territoriales de la Guardia Urbana de Sarriá-Sant Gervasi y de Sant Andreu. Así mismo, en varias UT están pendientes reformas que mejorarán las condiciones de los edificios.
  • La incorporación, como un elemento más en la uniformidad de los agentes, de las cámaras unipersonales. Lo que anteriormente se ha descrito como dispositivos personales de grabación (DPG) es considerado por la Sindicatura de Greuges de Barcelona como una buena práctica, a pesar de que es necesario ampliar el número de dispositivos.
  • La disposición de gimnasio en algunas UT, que contribuye al mantenimiento de las condiciones físicas de los y las agentes del cuerpo policial, dando cumplimiento al convenio laboral que prevé la práctica deportiva obligatoria.
  • La existencia de galerías que permiten la realización de la práctica de tiro a los y las agentes policiales y la formación en primeros auxilios.
  • La puesta en marcha de oficinas de atención ciudadana (OAC), que tienen por objeto que los dos cuerpos policiales (GUB y ME) atiendan en un mismo equipamiento cualquier tipo de denuncia o consulta ciudadana.
  • La tarea policial desplegada para la prevención y detección de la violencia machista, que prevé la formación específica de los y las agentes policiales en este ámbito, así como la asignación de un agente del equipo de la Policía de Barrio en cada UT, especializado en violencia machista.

Detengamos la LGTBI-fobia

LGTBIfobia

Nos encontramos ante una nueva agresión homófoba en nuestra ciudad. Una más. Ayer 9 de agosto del 2022, a las dos del mediodía en el barrio del Eixample Esquerra. Según datos del Observatorio contra la Homofobia, durante el primer semestre de este año se han producido 117 incidencias por lgtbi-fobia, un 34,5% más que las 87 del primer semestre del año 2021.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona condena rotundamente estos hechos y desea compartir unas cuántas reflexiones alrededor de la violencia que sufren las personas LGTBI+. Una sola agresión, una sola discriminación hacia el colectivo LGTBI+ nos debería preocupar mucho. Pero es que la agresión de ayer, como demuestran las cifras, no es un hecho aislado. Es necesario activar todas las alarmas posibles y actuar de manera firme contra estas violencias.

Lamentablemente, esto es solo la punta de un iceberg. A causa del estigma que todavía comportan los temas relativos a la orientación sexual y la identidad de género, la violencia y la discriminación contra las personas LGTBI+ queda frecuentemente sin denunciar, sin documentar y, en consecuencia, sin castigar. No ha sucedido en este caso, en el que una persona vecina sí que capturó las imágenes con su teléfono móvil y los cuerpos de seguridad pudieron intervenir.

La intensificación del trabajo de concienciación sobre los niveles de violencia y discriminación a los cuales las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y de género no conforme se ven sometidas cada día es, en ella misma, una medida esencial para hacer frente a este flagelo. El trabajo de acabar con esta violencia y discriminación es difícil y lento. Básicamente porque la reclamación de estos derechos no ha sido dirigida muchas veces por instituciones que lo deberían haber hecho, sino que se han visto lideradas por un movimiento de reclamación de derechos de abajo hacia arriba, por la presión de movimientos y grupos sociales hacia instituciones locales, nacionales e internacionales.

Esta lucha nos interpela a todas y todos. Es una lucha de derechos humanos desde una perspectiva interseccional. El argumento a favor de extender a las personas LGTBI+ los mismos derechos de los cuales disfrutan el resto de personas no es radical ni complicado. Se basa en dos principios que fundamentan las normas nacionales e internacionales de derechos humanos: igualdad y no discriminación.

Sin embargo, todavía persisten discursos y actuaciones que pretenden justificar la desigualdad, y estigmatizar y preservar un determinado statu quo. Frente a esto, es necesario reivindicar que la lucha por la dignidad de los derechos del colectivo LGTBI+ es una lucha por una humanidad diversa de la cual todos y todas formamos parte.

Desde las sindicaturas locales, ante el auge de las acciones y de los silencios negacionistas, deberíamos dar un paso adelante para acompañar los itinerarios de las personas que denuncian agresiones y discriminaciones lgtbi-fóbicas. Nuestros principales objetivos, trabajando de forma coordinada con entidades y otras instituciones para evitar revictimizaciones, tendrían que buscar la forma de reparar la dignidad de la persona, combatir estas violencias, y fomentar la prevención y la sensibilización para evitar su naturalización.

Una delegación de la Sindicatura se desplaza a Sevilla para llevar a cabo una sesión de intercambio técnico con el Defensor del Pueblo Andaluz

Una delegación de la Sindicatura de Greuges de Barcelona se ha desplazado a Sevilla para llevar a cabo una sesión de intercambio técnico sobre mediación y asentamientos informales con el Defensor del Pueblo Andaluz. A este encuentro han asistido el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia, la adjunta al síndic, Eva Garcia Chueca, y Maria José Nuñez, asesora técnica de la Sindicatura.

La jornada ha iniciado con la responsable del área de mediación, Marina Otero, y una asesora de su equipo, Maria José Ruiz, explicando la estructuración del departamento; qué tipo de mediación hacen; cómo es el registro de un expediente de mediación, y casos reales de intervención. Desde su implantación en 2015, con 57 mediaciones anuales, el servicio de mediación del Defensor del Pueblo Andaluz ha crecido hasta las 350 mediaciones con las que cerró el 2021.

En esta línea, la Sindicatura de Greuges de Barcelona está explorando de qué manera puede incorporar la mediación y la resolución pacífica de conflictos a su tarea de defensa y garantía de los derechos humanos de proximidad.

Posteriormente, el ámbito de trabajo se ha centrado en la situación de las personas que residen en asentamientos informales. La Sindicatura se ha reunido con la persona responsable del área de extranjería, seguridad ciudadana, prisiones y administración de justicia, Ana Vinuesa, y la responsable del área de vivienda, urbanismo, transportes e igualdad de género, Amparo Arguisjuela, para conocer cuáles son las prácticas habituales y las principales recomendaciones que emiten.

Esta segunda sesión ha finalizado con la incorporación de la persona responsable del área de infancia, educación, cultura y deporte, Mayte Salces, a quien hemos trasladado las conclusiones más destacadas del informe de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, Jóvenes migrantes sin referentes familiares en la ciudad de Barcelona.

El síndic de Barcelona presenta el informe anual 2021 en el pleno del Consejo Municipal

David Bondia, síndic de greuges de Barcelona, ha presentado hoy su primer informe anual ante las 41 regidoras y regidores del pleno del Consejo Municipal del Ayuntamiento de Barcelona. Durante el año 2021 se han llevado a cabo 3.421 actuaciones. Del total, 2.568 han estado quejas, 808 consultas, 41 actuaciones de oficio y 4 visitas de barrio.

Bondia es el nuevo síndic de greuges de la ciudad desde octubre de 2021. Por este motivo, ha iniciado su discurso con un agradecimiento y un reconocimiento a la tarea llevada a cabo por Maria Assumpció Vilà, la anterior síndica de greuges de Barcelona (2010-2021).

El defensor del pueblo barcelonés ha manifestado que “la ciudadanía debe considerarse afortunada en cuanto al reconocimiento y la garantía de los derechos fundamentales y las libertades públicas”. Sin embargo, muchas veces estos niveles de garantía se desconocen, situación que lleva a menudo a considerar que la máxima protección de los derechos reside en el ámbito más lejano, “y no ver que es en el más próximo (municipal) donde tenemos que buscar la plena efectividad y el máximo nivel de garantía”. Bondia ha insistido en la necesidad de dar todavía más importancia al principio de subsidiariedad, que presupone que es a la administración más próxima a quien corresponde, en primer lugar, la garantía de derechos. “Y no solo entenderla de forma ejecutiva, sino conseguir una subsidiariedad garantista”.

El síndic de greuges de Barcelona ha entrado a valorar algunas de las problemáticas que han afectado la ciudadanía durante el año 2021: la vivienda; las dificultades de acceso a los servicios sociales; el amianto en las escuelas de nuestra ciudad, o la necesidad de contar con más áreas de juego infantil accesibles e inclusivas. Por otro lado, el defensor también ha hecho un inciso en la reforma del reglamento de la Sindicatura de Greuges de Barcelona para ampliar y concretar las competencias, y también la intención de potenciar la capacidad de incidir y aportar en el diseño de políticas públicas.

Finalmente, Bondia ha transmitido que “la Sindicatura de Barcelona es la Sindicatura del Poble-sec, de les Planes, del Clot, de Ciutat Meridiana, de la Barceloneta, etc. Es decir, somos la Sindicatura de cada uno de los 73 barrios de la ciudad”. Una Sindicatura con experiencia, a pie de calle y comprometida con los derechos humanos de proximidad.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona presenta el informe anual de quejas ciudadanas y actuaciones de oficio de 2021

Informe anual 2021

La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha elaborado el informe anual del 2021, año en el que ha llevado a cabo 3.421 actuaciones. Del total, 2.568 han estado quejas, 808 consultas, 41 actuaciones de oficio y 4 visitas de barrio. El año 2021 se ha dado la razón a la ciudadanía, totalmente o en parte, en un 62% de los casos.

Según temática, las 2.568 quejas se han clasificado de la siguiente manera: movilidad y transporte público (498); actividades económicas (324); seguridad ciudadana y libertad cívica (235); administración pública (223); servicios sociales (201); medio ambiente (185); hacienda municipal (170); salud (166); vivienda (129); urbanismo (113); educación, cultura, ocio y deporte (91); atención, comunicación y participación (63); trabajo en la administración (59); espacio público (42); ciudadanía y vecindad (42), y accesibilidad (27).

Según el distrito de residencia de la ciudadanía, las 2.568 quejas se clasifican de la siguiente manera. Eixample (332); Sant Martí (238); Sant Andreu (205) y Sants-Montjuic (195) son las zonas de las cuales se han recibido más denuncias. Les siguen Horta-Guinardó (173); Ciutat Vella (144); Gracia (143), y Nou Barris (138). Los distritos de los que se han recibido menos reclamacions son Sarriá-Sant Gervasi (118) y les Corts (76). También se han supervisado 730 reclamaciones de vecinos y vecinas de otras poblaciones que han tenido problemas con el Ayuntamiento de Barcelona, 70 sin identificar el distrito y 6 quejas de personas sin domicilio fijo.

Además de los distritos ya comentados, los principales órganos municipales afectados por las quejas son: la Concejalía de Emergencia Climática y Transición Ecológica (426); el área de Prevención y Seguridad (153); el Instituto Municipal de Hacienda (146), y el Instituto Municipal de Servicios Sociales (102).

Crisis habitacional y Mesa de Emergencia

Durante el primer semestre del año 2021, los servicios de vivienda tuvieron conocimiento de 1.588 desahucios programados. Según informan, el 91% de estos fueron parados a causa de la intervención municipal. Es necesario detallar que esta tarea mediadora llevada a cabo por el SIPHO (Servicio de Intervención en la Pérdida de la Vivienda y Ocupación), a menudo se trata de una solución temporal y no definitiva. Esta afirmación es corroborada con los datos de nuevas solicitudes en la Mesa de Emergencia Social durante el 2021: 450 nuevos expedientes (prácticamente los mismos que en 2019 y más del doble de 2020). Hay más cifras que constatan el embudo permanente que hay en la Mesa de Emergencia Social: en diciembre de 2021 había 609 unidades familiares que esperaban una vivienda de emergencia.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona destaca que los esfuerzos más grandes para mejorar esta situación los está haciendo el Ayuntamiento, puesto que las viviendas aportadas por la Generalitat han sido muy inferiores a aquello que le correspondería de acuerdo con el 60% de participación en el Consorcio de la Vivienda de Barcelona. Ante esta realidad, y con el objetivo de disminuir la demanda de viviendas de emergencia, son imprescindibles las actuaciones de prevención antes de llegar a procesos de desahucio para evitar la pérdida de la vivienda. La Sindicatura insiste, como ya ha hecho históricamente, en la necesidad de dotar suficientemente el Fondo de Alquiler Social para dar respuesta a la emergencia.

La situación de estas personas “sin hogar” que esperan una vivienda de emergencia (entendido como personas que a pesar de tener un techo, no lo sienten como su hogar: habitaciones, pensiones, etc), es muy precaria. Esta situación se agrava también por la falta de alojamientos alternativos que los Servicios Sociales deberían ofrecer a las familias. Muchas de ellas se mantienen en pensiones con costes mucho más altos que otras alternativas habitacionales, como puede ser disponer de más viviendas de inclusión social o centros de acogida familiar, que esta Sindicatura pide que se incrementen.

Dificultades de acceso a Servicios Sociales

Las dificultades para acceder a la atención social no es un hecho nuevo en los Centros de Servicios Sociales (CSS), donde ya previamente a la pandemia se daban situaciones de espera de varias semanas para conseguir una cita o una atención diligente cuando alguien consideraba que se encontraba en situación de urgencia.

Los nuevos condicionantes para la atención social que han surgido a raíz de la Covid-19, han empeorado todavía más estas situaciones. Concertar entrevistas telefónicas y el hecho que acontezca el único medio con el que cuentan las personas atendidas en los CSS cuando quieren contactar con su persona referente, no constituye un canal ágil y fluido de comunicación entre la ciudadanía y los equipos profesionales.

Los servicios sociales no solo constituyen recursos para garantizar la cobertura de necesidades, sino que fundamentalmente se deberían basar en la escucha, el acompañamiento, y la disponibilidad. Cuando esto no es posible, pierden buena parte de sus posibilidades de acción.

En las quejas trabajadas durante el año 2021 se daban situaciones de personas que solicitaban una cita telefónica y se les respondía que ya se les llamaría, sin que posteriormente recibieran la llamada. Lo mismo podía pasar cuando querían contactar para hacer una consulta concreta y no conseguían establecer contacto. También se exponían dificultades para poder recibir una atención de forma temprana cuando había alguna situación “anómala” en cuanto al empadronamiento, o denunciaban la falta de intimidad en la recepción de algunos CSS.

En cuanto a la falta de intimidad, a pesar de que los espacios de recepción están diseñados según un plan de funcionalidad aprobado por el Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS), las adaptaciones por la pandemia han comportado nuevas modificaciones, que han podido alterar las condiciones previas. Por este motivo, es necesario revisar, en las circunstancias actuales, el cumplimiento del derecho a la intimidad en las recepciones de los CSS, y si es necesario, que se introduzcan las mejoras correspondientes.

Finalmente, desde esta Sindicatura se quiere señalar la ardua tarea que diariamente realizan los trabajadores y trabajadoras de los servicios sociales municipales para atender la población, y que este año han sido merecidamente reconocida con la Medalla de Honor de Barcelona.

La Sindicatura impulsa un cambio en las bases del Fondo 0-16 años

A raíz de una queja ciudadana, durante el año 2021 la Sindicatura de Greuges de Barcelona analizó que las personas que percibían la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) o el Ingreso Mínimo Vital (IMV), no podían optar al Fondo extraordinario de prestaciones económicas de urgencia social a las familias de Barcelona con niños o adolescentes menores de 16 años. Y no podían acceder a pesar de que sus ingresos eran inferiores a los umbrales establecidos para percibir esta ayuda municipal.

Con el objetivo de garantizar el trato igualitario entre todas las personas solicitantes, la Sindicatura se dirigió al Instituto Municipal de Servicios Sociales para que revisara esta circunstancia. En septiembre del mismo año 2021, el IMSS comunicó que aceptaba y aplicaba esta recomendación mediante la modificación de las Bases de la convocatoria eliminando la incompatibilidad de las prestaciones del Fondo 0-16 con la RGC y la IMV, tal como se pedía desde la Sindicatura de Greuges de Barcelona.

Un área de juego infantil accesible e inclusiva para cada barrio

La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha cerrado durante 2021 la actuación de oficio sobre la implementación de elementos accesibles e inclusivos en las áreas de juegos infantiles con dos recomendaciones: por un lado, que tanto la renovación de las áreas como la creación de nuevas zonas de juego infantil cuenten con criterios de accesibilidad e inclusión para cumplir con el objetivo del 100% en 2030; y por el otro, que cada barrio barcelonés disponga, como mínimo, de una de estas áreas para que las familias con niños con diversidad funcional no sean discriminadas.

El propósito del Ayuntamiento de Barcelona, mediante el Plan de Juego en el espacio público de Barcelona con horizonte 2030 presentado en 2019, es que el 100% de las áreas de juego nuevas y renovadas sean accesibles y con elementos certificados como inclusivos. Con una visión global de los datos, se puede llegar a la conclusión que, en caso de seguir esta tendencia, será difícil conseguir el objetivo previsto, más todavía cuando se ha comprobado que de todas las nuevas áreas de juego creadas solo una parte se han construido con criterios de accesibilidad e inclusión. Si se acota más el foco, se observa que de las 89 nuevas áreas de juego previstas para el periodo 2015-2019, solo se han creado 73, y de estas solo 26 disponen de juegos accesibles o inclusivos.

La Sindicatura considera que si bien ha habido una mejora en la evolución de la renovación de las áreas de juego existentes, es necesario un esfuerzo para incrementar esta progresión. Si se quiere consolidar una nueva visión del juego en la ciudad y que sea líder en las políticas de accesibilidad e inclusión, se debe perseguir la finalidad que cada barrio cuente, como mínimo, con un área con juegos infantiles accesibles, inclusivos y adaptados para los niños con diversidad funcional.

La problemática del amianto en la ciudad

El amianto es un material que fue muy utilizado en la industria y la construcción por sus propiedades aislantes, de durabilidad, de resistencia, y por su bajo coste. Sin embargo, se debe tener en cuenta que en 1977, la OMS declaró el amianto como carcinógeno de primer grado, relacionado con enfermedades como varios cánceres de pulmón, laringe, la asbestosis (fibrosis de los pulmones) o el mesotelioma.

Es necesario recordar que el consistorio, en el pleno del 21 de julio de 2017, se comprometió a presentar, antes de finalizar la legislatura 2015-2019, un inventario de todos los equipamientos y edificios públicos municipales con presencia de amianto o fibrocemento, y establecer un calendario y una dotación económica. La última actualización municipal es en la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes del 16 de noviembre de 2021, donde se acordó llevar a cabo la retirada de los elementos que puedan contener fibrocemento en toda la ciudad de Barcelona, lo antes posible.

Desde el año 2018, la Sindicatura de Greuges de Barcelona recomienda al Ayuntamiento una actuación proactiva en la elaboración del censo de edificios con presencia de amianto en la ciudad, con especial incidencia en la necesidad de iniciar el proceso de desamiantado en el menor tiempo posible, así como dar prioridad a las escuelas, hospitales, edificios e instalaciones de concurrencia pública. Dos años después, la Sindicatura volvió a dirigirse a la administración municipal para insistir en la misma recomendación.

En relación con el compromiso municipal de disponer de un censo, también se ha conocido que se ha elaborado un primer censo de cubiertas (no edificios) con el resultado de 240 hectáreas cubiertas susceptibles de tener fibrocemento en la ciudad: un 76% corresponden a privados, y un 24% son de titularidad pública (del cual un 28% es municipal). A pesar de que el Ayuntamiento avanza y trabaja en un tema complejo y dispone de unos primeros datos, no se constata que se haya dado respuesta al compromiso municipal de disponer de un censo de edificios. En consecuencia, no se conoce si se prevé un calendario de actuaciones para el tratamiento de esta problemática.

En el año 2021, además del seguimiento y estudio de otros expedientes sobre esta materia, ha sido significativa la queja presentada el mes de noviembre de 2021 por la AFA de una escuela del entorno de la plaza de las Glories, que se dirigió a la Sindicatura preocupada por el estado de una cubierta de fibrocemento próxima a su escuela, y a otros centros educativos coincidentes en el espacio del interior de la isla. La Sindicatura ha considerado que la actuación del Ayuntamiento, en relación con el fibrocemento detectado en la cubierta objeto de la queja, ha sido insuficiente para garantizar el derecho a la salud de la ciudadanía y especialmente de las personas (niños, adolescentes y adultos) que hacen vida en su entorno. Ahora bien, más allá del caso concreto y significativo, su estudio ha permitido profundizar en la compleja problemática que presentan los centros escolares: hasta 42 escuelas de la ciudad cuentan con elementos de fibrocemento.

Por este motivo, la Sindicatura abrirá una actuación de oficio para conocer el estado de la problemática y las previsiones de tratamiento y abordaje desde el ámbito municipal. Es necesario actuar de manera definitiva para la retirada de los elementos de fibrocemento de estas cubiertas como medida de prevención de la salud.

Contaminación acústica en la recogida de residuos

Son recurrentes las quejas que llegan a esta institución por las molestias de ruido originada por actividades, comportamientos humanos, maquinarias y vehículos de motor. Uno de los motivos más repetido, y que ha continuado durante el año 2021, es la contaminación acústica derivada de la recogida de residuos en general, y especialmente la de muebles y trastos viejos en horario nocturno.

Desde el año 2017 la Sindicatura de Greuges ha recomendado al consistorio, de acuerdo con la Ley 16/2002 de protección contra la contaminación acústica que fija el horario de funcionamiento de la maquinaria en la vía pública de 8 a 20 horas, estudiar la posibilidad de avanzar el horario o la reducción del tiempo que dura el servicio de recogida, con el objetivo de garantizar el derecho al descanso del vecindario de la ciudad. Sin embargo, y si los efectos en la movilidad de la ciudad fueran perjudiciales, como aseguró el consistorio en las respuestas facilitadas a la Sindicatura, habría que prever la recomendación de aumentar los recursos humanos y técnicos para llevar a cabo el servicio con menos tiempo, de forma que el horario de finalización de la recogida de residuos voluminosos no se excediera en las horas de descanso habitual de la ciudadanía.

Prevención del acoso escolar

Muchas de las situaciones de violencia que se dan en las escuelas y que las familias denuncian a esta Sindicatura van vinculadas a dinámicas grupales discriminatorias que, independientemente de que acaben o no en casos de acoso, evidencian la necesidad de llevar a cabo una tarea más intensiva en la prevención. Para conseguir el objetivo, se ha identificado la importancia del Proyecto de convivencia que obligatoriamente tienen que disponer todas las escuelas, y que debe reflejar las acciones que el centro desarrolla para tratar la convivencia en el aula, en el centro o en el entorno.

Disponer del Proyecto de convivencia en la escuela, y difundirlo, promoverlo y hacerlo accesible a toda la comunidad educativa, es primor dial para hacer efectivo el derecho del alumnado a disfrutar de una convivencia respetuosa y pacífica. Es necesario garantizar el derecho de la infancia a la protección contra toda agresión física emocional o moral, y a llevar a cabo su actividad escolar en condiciones de seguridad y en un ambiente que fomente el respeto y la solidaridad entre los compañeros.

Por otro lado, durante este año también se han conocido varios casos de personas que fueron víctimas de acoso, abusos, vejaciones y vulneraciones de derechos durante 20 años en la escuela pública Barcelona. Esta Sindicatura abrió en diciembre de 2021 una actuación de oficio para conocer qué hechos se produjeron en esta escuela y la actuación de los órganos educativos responsables de proteger y garantizar el buen trato de los niños y jóvenes. Con esta actuación también quiere constatarse el funcionamiento de los protocolos actuales para conseguir unas escuelas libres de violencia; las herramientas de que disponen los niños y los jóvenes en estos casos; las acciones de prevención para proteger las personas menores, y la coordinación entre la comunidad educativa y las autoridades responsables.

Implementación de dispositivos personales de grabación en los uniformes de la Guardia Urbana

A lo largo de los últimos años, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha recibido muchas quejas que cuestionaban actuaciones policiales, así como el trato recibido por parte de los agentes actuantes, que consideraban inadecuado y sin la ejemplaridad a la cual restan obligados los agentes cuando se dirigen a la ciudadanía.

En el tratamiento de este tipo de quejas hay muchas dificultades para conocer cuáles son las circunstancias que rodean los hechos denunciados. La inmediatez de las actuaciones policiales hace difícil aportar pruebas que permitan acreditar los hechos y, ante la falta de elementos probatorios, estas situaciones acostumbran a concluir con el pronunciamiento municipal que no se puede probar el trato denunciado. La Sindicatura ha recordado reiteradamente al consistorio que cuando los agentes actúan como denunciados sobre unos hechos, sus declaraciones tienen el mismo valor que el resto de las partes implicadas, aunque sean agentes de la autoridad, puesto que en estas circunstancias no los asiste la presunción de veracidad.

Por estos motivos, ya anteriormente se había recomendado la necesidad de dotar a los agentes de la Guardia Urbana de cámaras unipersonales en su uniforme, con el objetivo de grabar las actuaciones más controvertidas y que puedan servir de prueba. El año 2021 el Ayuntamiento de Barcelona ha concluido un proceso de contratación de 150 dispositivos personales de grabación (DPG).

La Sindicatura de Greuges hace una valoración positiva de esta medida, pero considera que disponer únicamente de 150 dispositivos puede resultar insuficiente si tenemos en cuenta que la plantilla actual de la Guardia Urbana está formada por más de 3.000 operativos que podrían hacer uso. Por este motivo, esta instancia supervisora entiende que es necesario que se adquieran nuevas partidas de DPG para dimensionar adecuadamente este recurso. También ha trasladado a los responsables municipales la necesidad de hacer una evaluación sobre el resultado de la implementación de los DPG, y comprobar si se aprecia una reducción de la cantidad de quejas y denuncias ciudadanas relacionadas con presuntas malas praxis policiales.

Dictamen en el nuevo Reglamento de Participación

Durante el año 2021 la Concejalía de Participación Ciudadana trabajó en la elaboración de un nuevo Reglamento de Participación Ciudadana, para el cual se fijó un periodo de aportaciones de la ciudadanía. Desde la Sindicatura, como ya se había hecho con motivo de la aprobación del Reglamento de 2017, se llevaron a cabo una serie de aportaciones, en esta ocasión con formato de Dictamen no vinculante, en el que se exponían las cuestiones que podían mejorar el derecho a la participación ciudadana.

Algunos de los aspectos recogidos por la Sindicatura y trasladados a la Concejalía son los siguientes: poner fin la insuficiencia o falta de información previa al inicio de los procesos participativos, puesto que supone un freno a la promoción de la participación ciudadanía; creación de puntos de apoyo y asistencia a personas que sufren la brecha digital; inclusión de los mecanismos de coordinación entre las comisiones del Reglamento; aplicación de los ejercicios de transparencia y buen gobierno para garantizar el derecho a la información; velar por una perspectiva interseccional que represente la heterogeneidad social real, y por último, que el número de firmas mínimas necesarias para la tramitación de las iniciativas ciudadanas sea automáticamente modificado en el supuesto de que la legislación aplicable establezca una cifra diferente.

Durante el año 2022 la Sindicatura estará atenta a la implementación del Reglamento, especialmente en aquellos aspectos sobre los cuales se pronunció en el Dictamen.

Mejorar la percepción de la fiscalidad tributaria en la ciudadanía

En el año 2021 la ciudad todavía no recuperó la normalidad ni la actividad cotidiana previa a la pandemia. La crisis social y económica derivada de esta situación ha provocado un aumento de la vulnerabilidad de muchos ciudadanos y ciudadanas, que comporta un incremento del número de personas que necesitan el apoyo de la administración para subsistir. En este contexto, el presupuesto municipal para el 2021 incorporó un importante incremento del gasto para hacer frente a la emergencia social, con el fin de impulsar la recuperación social y económica de la ciudad. En este sentido, la protección de los servicios públicos debe ser una prioridad de los objetivos fiscales.

Es una tarea de los poderes públicos crear la conciencia entre los ciudadanos que la obtención de recursos económicos revierte en el bienestar de la ciudadanía. Cuando el ciudadano constata que se puede beneficiar de determinados servicios públicos gracias a la existencia de un sistema fiscal, mejora su aceptación en el pago de impuestos. Acontece fundamental que los ciudadanos perciban el adecuado destino de sus impuestos y una buena gestión de estos. En este sentido, también corresponde a la Administración hacer un esfuerzo en la información y atención a la ciudadanía para mejorar la percepción de eficiencia y eficacia en la gestión tributaria.

Eva Garcia Chueca, nombrada nueva adjunta de la Sindicatura de Greuges de Barcelona

El Plenario del Consejo Municipal ha aprobado el nombramiento de Eva García Chueca como nueva adjunta de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, que sustituye en el cargo a Natàlia Ferré Giró, quien ha tenido esta responsabilidad desde el mes de febrero del año 2019.

Eva Garcia Chueca es jurista, licenciada en Derecho por la Universitat de Barcelona (2004). Cuenta con un Máster Europeo en Derechos Humanos y Democratización por la European Inter-University Centre for Human Rights and Democratisation (2005), y un Máster en Ciudadanía y Derechos Humanos: Ética y política por la Universitat de Barcelona (2010). También es Doctora Cum Laude en Postcolonialismos y Ciudadanía Global por la Universidad de Coímbra.

En cuanto a su vertiente profesional, ha sido investigadora sénior del programa Ciudades Globales del CIDOB desde 2017. De 2011 a 2018 también ejerció como investigadora en el Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad de Coímbra. Durante diez años, formó parte de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, desde donde asesoró en ciudades de todo el mundo en materia de derechos humanos, políticas sociales y participación ciudadana. Anteriormente, trabajó para la Diputación de Barcelona en proyectos de derechos humanos.

Durante su trayectoria, ha combinado la praxis profesional y la investigación con la docencia en varios centros universitarios: en el IBEI (Instituto Barcelona de Estudios Internacionales) ha impartido clases sobre las relaciones internacionales de las ciudades globales; en la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) es profesora colaboradora de Derechos Humanos, y en la Universidad de Coimbra ha ejercido como docente invitada en el doctorado ‘Sociología del Estado, del derecho y de la justicia’.

Sus principales áreas de trabajo han sido los derechos humanos, el derecho en la ciudad, las políticas urbanas, la inclusión social, la participación ciudadana, los estudios poscoloniales y los feminismos. “Encaro este nuevo reto con ilusión y compromiso. Después de toda una trayectoria profesional dedicada a promover los derechos humanos a través de las políticas locales, será un privilegio poner esta experiencia al servicio de mi ciudad”, ha manifestado Eva Garcia Chueca, que ha añadido que “la Sindicatura es una institución con un gran potencial para hacer realidad el derecho en la ciudad de todos los barceloneses y barcelonesas”.

El síndic de greuges, David Bondia, ha valorado la nueva incorporación: “Encaja perfectamente con el proyecto de Sindicatura con experiencia y comprometida con los derechos humanos de proximidad que presenté desde el inicio del proceso participativo”.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona crea un grupo de trabajo para abordar el abuso y el acoso sexual a mujeres, infancia y adolescencia

Abus assetjament Sindicatura

La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha impulsado la creación del Grupo de Trabajo para abordar el abuso y el acoso sexual a mujeres, infancia y adolescencia, que pretende acontecer un espacio para tratar cuál es el avance necesario en el tratamiento de estas situaciones por parte de los organismos públicos locales, y contribuir al procedimiento de recuperación de las secuelas generadas en las víctimas. “La voluntad del Grupo de Trabajo va más allá de un apoyo a la Sindicatura, porque debe ser un punto de encuentro entre los diferentes agentes que acompañan a las víctimas de estas situaciones”, ha afirmado David Bondia, síndic de Barcelona.

Este grupo de trabajo cuenta con la participación de varios perfiles profesionales, con el objetivo de llevar a cabo un tratamiento holístico de la situación: el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia; la abogada y criminóloga experta en derecho penal y género, Carla Vall; la actriz y vocal de la Academia del Cine Catalán, Maria Molins; la psicóloga especializada en violencias machistas, Aina Troncoso; las periodistas de investigación Nuria Juanico y Albert Llimós; la fundadora de la Fundación Vicki Bernadet, la misma Vicki Bernadet, y la psicóloga de la Asociación in via, Patricia Ortuño.

Durante el primer encuentro, han salido a la luz algunas de las demandas y denuncias más repetidas en las personas que han sufrido una situación de abuso o acoso: necesidad de contar con más recursos; los servicios dirigidos a víctimas a menudo están colapsados; sobrecarga de los profesionales vinculados; apoyo terapéutico desde el inicio; o la carencia formativa y capacitadora en perspectiva de género y protección de la infancia y adolescencia, entre otras.

El síndic de greuges de Barcelona, David Bondia, ha manifestado “la voluntad de actuar para que las víctimas tengan en la Sindicatura de Greuges de Barcelona un mecanismo de defensa de sus derechos, contra el acoso, el abuso y las agresiones sexuales”. Bondia también ha querido subrayar “la preocupación de la institución por los procesos de reparación del daño a las víctimas, en los que creemos que hay una falta de herramientas e instrumentos en el acompañamiento a la persona”.