Categoría: Espacio público

Qué derechos otorgan los trámites vinculados a una mudanza en la ciudad de Barcelona

A raíz de varias quejas ciudadanas, y constatando que se trata de una problemática generalizada en la ciudad, la Sindicatura ha analizado los trámites vinculados a la ejecución de una mudanza en Barcelona. En especial, ha investigado los permisos de ocupación del espacio público, las tasas exigidas, y los derechos vinculados.

Qué modalidad de mudanzas se pueden hacer

El Ayuntamiento distingue entre dos modalidades: la enterada y la no enterada.

La enterada es la que se lleva a cabo con vehículos de inferior volumen. Esta tipología acostumbra a realizarla la ciudadanía mediante recursos propios y genera el pago de una tasa: la tasa de ocupación del espacio público. No implica reserva de estacionamiento.

La no enterada es la que requiere los servicios de una empresa, puesto que se utilizan elementos técnicos como grúas elevadoras y pueden afectar el tráfico. Exige el pago de la tasa de ocupación del espacio público, la tasa por tramitación de permiso de ocupación del espacio público, y si fuera el caso, debería abonar la prestación de servicios de la Guardia Urbana (si se tiene que cortar la calle). Incluye reserva de estacionamiento previa señalización.

La información sobre mudanzas a disposición de la ciudadanía

La ciudadana que ha presentado una queja a la Sindicatura llevó a cabo una mudanza enterada, con la expectativa de disponer de una reserva de estacionamiento. Las personas promotoras de las quejas mostraron cómo la información municipal disponible en el momento de la tramitación no aclaraba este aspecto.

Después de analizar el Portal de Trámites municipal, la Sindicatura de Greuges de Barcelona constató que esta herramienta solo detallaba la forma de tramitación, pero no decía nada sobre la manera cómo se tenían que llevar a cabo los trabajos en el espacio público.

En esta línea, uno de los problemas vinculados a los trámites para hacer una mudanza es la insuficiente información en el web municipal. La Sindicatura pone de manifiesto que la ciudadanía acostumbra a hacer las mudanzas enteradas con recursos propios y, por lo tanto, es necesario que disponga de toda la información para ejecutarla en óptimas condiciones.

A raíz de la actuación de la Sindicatura, el Ayuntamiento ha sido consciente de este hecho y, desde octubre de 2022, ha ampliado la información en el Portal de Trámites, que ya aclara la posibilidad de reserva de estacionamiento según modalidad de mudanza, y cómo se debe llevar a cabo.

Derechos generados por la tasa de ocupación del espacio público

Teniendo en cuenta que la autorización de mudanza enterada genera una tasa de ocupación del espacio público, la ciudadanía podría entender que tiene garantizado el uso del espacio público necesario para llevar a cabo la mudanza. Como por ejemplo podrían ser el uso de la acera y un estacionamiento próximo.

Sin embargo, esta tasa no garantiza un estacionamiento próximo, sino que únicamente autoriza a aparcar en las plazas próximas sin abonar el precio, siempre que estén disponibles.

Si se analiza la Ordenanza fiscal general, esta establece que el hecho imponible de las tasas municipales es la utilización privativa del dominio público que beneficie la persona obligada a pagar el tributo.

En el caso de la tasa analizada, la Sindicatura considera que el hecho imponible es la ocupación del espacio público necesario para hacer la mudanza. Consecuentemente, entiende que si no se produce esta ocupación, no nace la obligación tributaria.

También se ha profundizado en la Ordenanza fiscal 3.10, de tasas para la utilización privativa del dominio público municipal. De esta Ordenanza se desprende que la tasa da derecho a utilizar el espacio público para tareas de carga y descarga, pero el Ayuntamiento hace una interpretación más restrictiva y no permite la reserva previa de estacionamiento.

La Sindicatura comprende que la ciudadanía tenga la percepción legítima que no ha hecho un uso privativo del espacio público, puesto que llevan a cabo las mudanzas enteradas de manera precaria y sin una zona de estacionamiento que permita ejecutar el trabajo con comodidad.

Comparación del importe de las tasas de mudanzas enteradas y no enteradas

Según la información del Portal de Trámites, el importe de la tasa vinculada a una mudanza no enterada es de 40,79 euros. Además de la reserva de estacionamiento, el pago de esta tasa permite ocupar la acera e, incluso, la calzada. Además de este pago, en las mudanzas no enteradas también se debe abonar la tasa por tramitación de permiso de ocupación del espacio público.

La persona promotora de la queja detalló que ella había pagado 44,70 euros en la tasa vinculada a una mudanza enterada. Hay que recordar que esta tasa no garantiza de manera efectiva el derecho a ocupar el espacio público para estacionar el vehículo.

Finalmente, si solo valoramos el abono de la tasa de permiso de ocupación del espacio público (requisito para las dos tipologías de mudanzas), la Sindicatura concluye que es poco proporcional y coherente que los permisos de una mudanza no enterada tengan un importe más bajo y ofrezcan unos derechos muy superiores sobre el espacio público.

La Sindicatura pide medidas cautelares al Ayuntamiento para evitar la Papanoelada Motera

En anteriores ediciones, se han constatado afectaciones a la seguridad vial, a la movilidad en la ciudad, al uso del espacio público, y se han incumplido instrucciones de la Guardia Urbana.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona considera que el Ayuntamiento debe tomar medidas cautelares para evitar que se lleve a cabo la Papanoelada Motera el domingo 18 de diciembre, con el objetivo de salvaguardar los diversos derechos afectados por esta marcha de motocicletas.

Además, hay que tener en cuenta que las personas organizadoras de esta marcha no han comunicado la concentración a la autoridad competente, la Dirección General de Administración de Seguridad (DGAS). Por lo tanto, si se lleva a cabo, estarían actuando con manifiesto incumplimiento de la normativa de aplicación.

La falta de comunicación de la marcha impide a los responsables municipales organizar los recursos disponibles, y diseñar las medidas a aplicar para minimizar el impacto de la actividad sobre el espacio público y la ciudadanía. La improvisación obliga a utilizar dispositivos de servicios públicos no programados, que pueden afectar la atención de emergencias y las necesidades de la ciudadanía.

Si finalmente tuviera lugar la concentración a pesar de no haberla comunicado a la autoridad competente, será necesario que la Guardia Urbana actúe de manera eficaz, sancionando todas aquellas conductas infractoras que se detecten, y que la DGAS tome las medidas adecuadas ante el incumplimiento de la organización de informar la concentración.

Finalmente, y también en el caso de producirse el evento, la Sindicatura considera necesario que el Ayuntamiento tome mediciones de la contaminación para identificar si se superan los límites legalmente previstos, y pueda sancionar a las personas organizadoras del acontecimiento.

¿En qué consiste esta marcha?

Se trata de una ruta donde participan centenares/miles de personas, vestidas de Papá Noel y en motocicleta, que cruza la ciudad de Barcelona. Este año, el encuentro iniciará en l’Hospitalet de Llobregat y tiene un recorrido previsto por Gran Vía, paseo de Gracia, calle Aragó, paseo de Sant Joan, litoral marítimo, o avenida de Paralel, entre otras.

Esta actividad empezó años atrás. Inicialmente, el consistorio la permitió, pero en 2019 la Guardia Urbana ya emitió un informe desfavorable. El año 2020 no se produjo esta marcha y en 2021 lo hizo sin la preceptiva comunicación.

El informe desfavorable de la Guardia Urbana en 2019 y la explicación de la Concejalía de Emergencia Climática y Transición Ecológica

En el informe de Guardia Urbana de 18 de diciembre de 2019 se detallan los incumplimientos que llevaron a cabo las personas participantes de esta marcha: incumplimientos en materia de seguridad viaria y movilidad; ocupación de la vía pública (carpas y lavabos) sin autorización municipal; servicio de orden insuficiente para garantizar la seguridad de los participantes y del resto de la ciudadanía; mantener el motor encendido en zonas de estacionamiento, e incluso forzarlo generando más contaminación atmosférica y acústica; y paradas de los centenares de motos en determinados lugares cuando se había acordado que la marcha no se detenía en ningún momento.

Para esta edición de 2022, la Guardia Urbana ha trasladado a la Sindicatura de Greuges de Barcelona que hará la correspondiente acta de denuncia por infracción de los deberes de comunicación, así como el resto de infracciones en las que puedan incurrir.

La Sindicatura también ha contactado con la Concejalía de Emergencia Climática y Transición Ecológica del Ayuntamiento de Barcelona. La Concejalía explica que no se ha recibido ninguna petición para esta la actividad y, por lo tanto, no puede resolver sobre este tema.Sin embargo, sí que detalla que el paso de esta gran concentración de motocicletas puede provocar un incremento de más de 3 dB sobre el ruido de fondo, incremento que provoca importantes molestias acústicas, puesto que se trata de un ruido puntual pero de elevado nivel sonoro.

El impacto de la contaminación en Barcelona

El informe añade las siguientes consideraciones en relación con los aspectos de salud pública, de la Agència de Salut Pública de Barcelona.

En la ciudad de Barcelona, la contaminación del aire provoca, anualmente, alrededor de 1.900 muertes, 1.100 casos nuevos de asma infantil y 170 casos nuevos de cáncer de pulmón. En el caso del ruido ambiental del tráfico de la ciudad, se estima que más de 210.000 personas sufren una molestia intensa a causa del ruido y que más de 60.000 personas de Barcelona sufren un trastorno grave del sueño debido al ruido. La exposición continuada al ruido ambiental proveniente del tráfico también es responsable de unos 300 casos nuevos de enfermedad isquémica del corazón cada año y de 30 muertos por esta causa.

En este contexto, una actividad de concentración del tráfico rodado con motocicletas supondrá un exceso en las emisiones de contaminantes atmosféricos y del ruido asociado, e implicará una agravación de la situación de contaminación del aire y acústica de la ciudad, que ya de por sí es complicada.

Necesidad de comunicar la concentración a lea autoridades competentes

Teniendo en cuenta las características de la concentración denominada Papanoelada Motera, la Sindicatura considera que es susceptible de intervención administrativa.

La comunicación del acontecimiento como un acto sujeto al derecho de reunión. En este sentido, el derecho de reunión y manifestación desarrollado en la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión (LODR), previene que la celebración de reuniones en lugares de tráfico público tendrá que ser comunicada por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por parte de los organizadores o promotoras de aquellas, con una antelación de diez días naturales, como mínimo (art.8). En fecha de 12 de diciembre, la Dirección General de Administración de Seguridad (DGAS) ha informado a la Sindicatura que no ha recibido ninguna petición para la marcha convocada para domingo.

Afectación en la seguridad vial, el derecho a la movilidad y el derecho al espacio público

Tal como apunta el informe de la Guardia Urbana de diciembre de 2019, en anteriores ediciones de la marcha se impusieron una serie de medidas que los organizadores y los participantes de la actividad no cumplieron.

Estos incumplimientos dificultaron la movilidad y el uso del espacio público por parte del resto de la ciudadanía, afectaron la seguridad vial, y pusieron en riesgo la seguridad de los concentrados y de los peatones. Considerando estos antecedentes, es probable que, en la edición convocada este año, se produzcan los mismos tipos de alteraciones en el tráfico ordinario y en el funcionamiento de la ciudad.

La Sindicatura quiere hacer inciso en el hecho de que el derecho de reunión, a pesar de ser un derecho fundamental, no es un derecho absoluto o ilimitado, sino que, igual que el resto de derechos fundamentales, tiene sus límites. Concretamente, la limitación del derecho de reunión se puede producir cuando este colisiona con otros derechos reconocidos también por el ordenamiento jurídico español.

Afectación sobre el derecho a un medio ambiente adecuado 

Cómo indica el informe de la Guardia Urbana, la marcha del año 2019 incrementó los niveles de contaminación atmosférica y acústica habitual de la ciudad, a consecuencia de la concentración de miles de motos.

La Sindicatura no puede anticiparse a saber cuál será el seguimiento de la convocatoria de este año. Aun así, el análisis de los datos facilitados por la Guardia Urbana respecto a ediciones anteriores, pone de manifiesto que el seguimiento de esta marcha es habitualmente masivo, puesto que se sitúa entre los 400 y los 5.000 participantes.

De forma que, con toda probabilidad, se producirá un incremento de la contaminación acústica y atmosférica en la ciudad de Barcelona si se celebra el día previsto la concentración de motos que ha sido convocada.

Consecuentemente, la Sindicatura considera pertinente que el Ayuntamiento adopte medidas cautelares en este asunto e impida la celebración de esta concentración para salvaguardar los diversos derechos afectados.

A pie de calle: la Sindicatura visita el Clot-Camp de l’Arpa

Clot-Camp de l'Arpa

En una nueva edición del proyecto A pie de calle, la Sindicatura de Greuges de Barcelona recorrió el Clot – Camp de l’Arpa para atender las propuestas, reclamos y preocupaciones del movimiento vecinal y asociativo de la zona.

La jornada empezó con un encuentro con la Asociación de Vecinas y Vecinos de Clot – Camp de l’Arpa, con quien se trató el Plan de protección patrimonial del Clot; la situación de la ejecución de las obras de la Torre del Fang o Can Miralletes; los usos que tendrá el equipamiento de la Fàbrica del Plom, y otros temas objeto de queja a la Sindicatura.

Posteriormente, el equipo de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, encabezado por el síndic Bondia, se desplazó al entorno de Glories, para evaluar la incidencia de las obras, las posibles molestias ocasionadas por el edicto ubicado en Llacuna-Gran Vía, o la afectación en la Escuela Casas, entre otras.

Antes de iniciar la tarde, tuvo lugar una reunión con la Federación de Entidades del Clot – Camp de l’Arpa, la coordinadora que reúne a 43 entidades del barrio. Desde la federación nos trasladaron su preocupación por el uso del espacio público, por el futuro de la gestión comunitaria del patrimonio ciudadano, y por los equipamientos pendientes.

A pie de calle en Clot – Camp de l’Arpa concluyó con un último encuentro con el Orfeó Martinenc, la entidad sociocultural que promueve la cultura popular del barrio y facilita espacios a muchas entidades de la zona. Los representantes del Orfeó manifestaron su inquietud por la complicada situación que sufren los ateneos en Barcelona.

En este primer año del período 2021-2026, la defensoría ya ha estado presente en los barrios de Sant Martí de Provençals; la Verneda i la Pau; Sant Antoni; el Baix Guinardó; el Raval; Vallvidrera, Tibidabo i Les Planes; Bon Pastor; Torre Baró; Ciutat Meridiana; Vallbona; Diagonal Mar-Front Marítim del Poblenou; el Besòs i el Maresme; Barceloneta; Sarrià; Sant Andreu, y Les Corts.

Antes de cerrar el año, la Sindicatura tiene previsto desplazarse a Horta; el Gòtic; la Marina, y la Marina del Prat Vermell, entre otros.

La Sindicatura ya alertó al Ayuntamiento por las aglomeraciones en la avenida Maria Cristina durante La Mercè 2019

Avenida Maria Cristina

Aunque el Ayuntamiento aceptó las recomendaciones de la Sindicatura de Greuges de Barcelona de 2019, tres años después persiste el problema de las aglomeraciones durante la Fiesta de la Mercè.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha constado que en la edición de este año de la Fiesta de la Mercè se han repetido algunas incidencias que ya motivaron la apertura de una actuación de oficio en 2019. El motivo principal de la actuación de oficio llevada a cabo tres años atrás fue el elevado número de personas concentradas en la avenida Maria Cristina, con los consiguientes riesgos de avalancha y escenas de ansiedad entre quien quería salir de la aglomeración y no podía.

La actuación de oficio concluyó, entre otras, con tres recomendaciones de la Sindicatura al Ayuntamiento que continuarían siendo vigentes actualmente: velar de forma más proactiva por la seguridad en los actos de gran formato en el espacio público; planificar futuros actos con otros formatos que permitan diversificar la oferta y la asistencia, y tomar medidas oportunas para controlar los aforos en los acontecimientos en el espacio público.

El aforo de la avenida Maria Cristina

El año 2019, el Ayuntamiento informó a la Sindicatura de Greuges de Barcelona que el aforo máximo del espacio delimitado para el concierto (avenida Maria Cristina hasta las Torres Venecianas) era de 20.640 personas. El mismo Ayuntamiento informó que la noche del 23 de septiembre del 2019 se llegó a superar el aforo de 40.000 personas, motivo por el cual se ocupó la plaza España y parte del Parque Joan Miró. Las cifras son similares a las de los años anteriores (se había llegado a las 50.000 personas en 2017 y a las 55.000 en 2018 ). El consistorio añadió que no se llevó a cabo control de aforo, “puesto que era un concierto en la vía pública y en un espacio de acceso libre, igual que el resto de actividades de la Fiesta de la Mercè”.

El gran número de asistentes en la avenida Maria Cristina provoca que este sea un espacio de referencia año tras año. Por lo tanto, la Sindicatura de Greuges de Barcelona considera que ni la masiva afluencia ni el hecho que se trate de público joven es nuevo para la organización. En esta línea, la Sindicatura quiere destacar que desde el año 2019 ya se disponía de información previa suficiente para poder realizar la prevención necesaria que evitara aglomeraciones y situaciones de riesgo en futuras ediciones.

En 2019 la asistencia a los conciertos de la avenida Maria Cristina dobló el valor previsto como aforo máximo. Este hecho resulta particularmente grave por la concurrencia de dos circunstancias: había antecedentes de años anteriores en los que también se habían alcanzado e incluso superado estas cifras, y, además, el informe municipal de 2019 no aportaba ningún dato que demostrara que quería evitarse esta masiva afluencia en la avenida Maria Cristina.

Es importante destacar que el artículo 14 de la Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Barcelona establece que los organizadores de actos celebrados en los espacios públicos deben garantizar la seguridad de las personas y los bienes. Así mismo, la Ordenanza dice que el Ayuntamiento no otorgará autorizaciones para la celebración de acontecimientos en el espacio público cuando la previsión de público asistente, entre otros, pueda poner en peligro la seguridad, la convivencia o el civismo. En el caso del evento en la avenida Maria Cristina en 2019, la Sindicatura de Greuges de Barcelona cuestionó si se había cumplido con rigor lo que prevé la normativa, y más teniendo en cuenta que se trata de un acto que organiza el mismo consistorio.

Análisis de riesgos y propuestas para futuras ediciones

En el marco de La Mercè 2019, el gobierno municipal también comunicó a la Sindicatura que se habían producido reuniones de valoración después de la noche del 23 de septiembre de 2019, en las cuales se constató que no había tenido lugar ninguna situación de emergencia. Según el informe del Ayuntamiento, “hubo un exceso de aforo, que provocó varias situaciones de molestias entre el público asistente, ya que la movilidad era muy difícil”. Por parte de los servicios sanitarios, en estas reuniones de valoración también se hizo constar la problemática de las botellas de vidrio, puesto que la mayoría de intervenciones fueron por cortes producidos por restos de botellas rotas.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona consideró que este aforo ya constituía por sí mismo un peligro, dada la objetividad que introduce el dato del aforo previsto en la ficha de identificación del acto. Por otro lado, también resulta poco acertado que el informe municipal califique de “molestias” hechos que, según pudo comprobar la Sindicatura, elevaban la situación a la categoría de peligro o situación de emergencia.

Una de las acciones municipales en 2019 fue la organización de una mesa para revisar el planteamiento de la fiesta en la avenida Maria Cristina; el análisis de la programación para este espacio; la posibilidad de mejorar la ubicación del escenario y las barras, y el control de la entrada de vidrio.

Por otro lado, una alternativa que propuso la Sindicatura de Greuges de Barcelona en 2019 fue la de desarrollar actos similares a la vez, pero en formato más pequeño. Dirigidos al mismo público, pero en diferentes puntos de la ciudad, con el objetivo de desconcentrar la gran afluencia en un único acto. Por último, la defensoría también puso sobre la mesa la conveniencia de controlar los aforos en los actos en los espacios públicos.

La respuesta del Ayuntamiento en las recomendaciones de la Sindicatura

Uno de los organismos municipales implicados en las recomendaciones de la Sindicatura, el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB), coincidió en la necesidad de revisar el planteamiento del espacio de Maria Cristina en cinco puntos: limitar la programación en el espacio y hacerla siempre en concurrencia con otros espacios de conciertos de gran formato; estudiar formas de cortar el acceso en caso de aforo excesivo; estudiar la manera de impedir la entrada de vidrio; repensar la ubicación del escenario, la circulación del público y las salidas de emergencia, y por último, valorar la posibilidad de buscar espacios alternativos en la ciudad.

Aunque el Ayuntamiento aceptó las recomendaciones de la Sindicatura de Greuges de Barcelona en 2019, persiste el problema de aglomeraciones durante la Fiesta de la Mercè.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona lleva a cabo una visita en dos zonas de ocio nocturno en el espacio público: el Forum y el triangle golfo

Forum i triangle golfo

La noche  del sábado 11 de junio, el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia, y miembros de su equipo, visitaron dos zonas de la ciudad donde recurrentemente hay quejas vecinales por las molestias derivadas de las prácticas de ocio nocturno en el espacio público: los entornos del Forum y el triangle golfo.

Esta visita del síndic está contextualizada en el nuevo proyecto ‘A pie de calle’, que la Sindicatura ha implementado desde este año 2022. Esta iniciativa tiene los objetivos de acercar la institución al vecindario de los 73 barrios de la ciudad y de hacer una Sindicatura itinerante, que se acerque a la ciudadanía, al tejido asociativo y al tejido empresarial, puesto que es la manera de conocer e intervenir en las problemáticas de los vecinos y vecinas de la ciudad.

En la primera visita, en el entorno del Forum, el síndic y su equipo captaron en primera persona las molestias que los festivales, que a menudo se organizan en aquel entorno, causan al vecindario de la zona, así como las medidas que se aplican por parte de la Administración. La expedición de la Sindicatura estuvo acompañada por representantes de la AVV Besós, Movimiento Diagonal Mar y Stop Conciertos, entre otros.

A continuación, se dirigieron a la zona del triangle golfo, en la que hace semanas que la Sindicatura de Greuges de Barcelona ya trabaja con el vecindario, y constataron las molestias acústicas y de convivencia que sufren. En esta zona, el síndic también accedió en domicilios particulares de vecinos y vecinas, con el objetivo de comprobar in situ estas molestias. La Sindicatura de Greuges de Barcelona hará seguimiento de estas problemáticas sufridas por el vecindario de las dos zonas afectadas, y continuará actuando para encontrar el equilibrio entre el derecho al ocio nocturno y el derecho al descanso.

La Sindicatura traslada recomendaciones al Ayuntamiento para la gestión de la losa de la ronda Sant Antoni

Llosa ronda Sant Antoni

Después de varios encuentros con el vecindario, las asociaciones de comercios y los representantes políticos del consistorio, la Sindicatura de Greuges de Barcelona quiere poner énfasis en la necesidad de encontrar una solución participada en la gestión de la dinamización de la losa de la ronda Sant Antoni hasta el momento de su retirada.

La Sindicatura escucha al vecindario y a las asociaciones

La Sindicatura de Greuges de Barcelona puso en marcha a principios de 2022 el programa El síndic, a prop teu, con el fin de conocer de primera mano la realidad del vecindario mediante encuentros abiertos en los diferentes barrios de la ciudad. La primera sesión de esta iniciativa tuvo lugar el 8 de febrero en Sant Antoni. Durante el encuentro, el vecindario y las asociaciones mostraron su preocupación por la situación actual de la losa del antiguo mercado provisional de Sant Antoni, y también por la incertidumbre sobre el futuro de este espacio público.

Posteriormente, la Sindicatura contactó con las diferentes asociaciones vecinales y comerciantes de Sant Antoni y el Raval, con el objetivo de captar sus inquietudes y propuestas. Las diferentes entidades con quienes la Sindicatura ha dialogado son: Plataforma d’Afectats per la llosa de Sant Antoni; AV Sant Antoni; Sant Antoni Comerç; Som Sant Antoni; Fem Sant Antoni; De veí a veí; AV Raval; Eix Comercial Raval; Xarxa Veïnal del Raval; Tot Raval; Taller de Músics; Encants, i Mercat de Sant Antoni.

La última sesión abierta con la ciudadanía sobre este asunto tuvo lugar el 28 de marzo, en una reunión en la misma losa en la que fueron convocadas todas las entidades anteriormente citadas. Las personas participantes destacaron las cuestiones siguientes: la falta de contenedores en el espacio de la losa; la falta de zonas de carga y descarga; el interés de las asociaciones de Sant Antoni y el Raval para llevar a cabo la dinamización de la losa; la bonificación de las tasas que suponen ciertas autorizaciones de ocupación del espacio público; la necesidad de contar con un compromiso municipal para el calendario de las obras, y el deseo de encontrar una solución óptima y consensuada para la urbanización definitiva.

La Sindicatura traslada la preocupación vecinal a los Distritos del Eixample y Ciutat Vella

A lo largo de los meses de marzo y abril de 2022, la Sindicatura de Greuges de Barcelona se ha reunido con los regidores de los distritos del Eixample y de Ciutat Vella para trasladar los reclamos del vecindario de los barrios de Sant Antoni y el Raval. También ha hablado con la Teniente de Alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad.

Los regidores de distrito han informado a la Sindicatura que se prevé retirar la losa a partir de septiembre. Pero, las obras de reforma de la ronda Sant Antoni no podrán empezar hasta un mes y medio más tarde. Por este motivo, están haciendo consultas al vecindario y los comercios para saber si se retira la losa en otoño y se ejecutan las obras (afectaría a las campañas de Navidad de 2022 y 2023 porque la duración prevista de las obras es de 14 meses), o bien si se hace después de la Fiesta Mayor de Sant Antoni de 2023.

Las consideraciones de la Sindicatura

Como aspectos positivos, la defensoría destaca la creación de un espacio de coordinación entre los Distritos de Ciutat Vella y el Eixample, la Tenencia de Alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad y los actores del territorio. Se recuerda, pero, la necesidad de no dejar ninguna entidad y asociación fuera de este espacio para llegar a una solución realmente consensuada e inclusiva. Por otro lado, también se debe resaltar la asignación de un dispositivo de la Guardia Urbana para garantizar unos usos adecuados del espacio público de la losa, en cumplimiento de las ordenanzas municipales.

Como aspectos a mejorar, se deben incorporar plenamente las aportaciones vecinales y asociativas en la toma de decisiones, y profundizar en el diálogo con la ciudadanía para construir propuestas que contribuyan a la transformación del espacio y sus usos. La Sindicatura también considera que se tendrían que impulsar actuaciones con determinados colectivos en situación de vulnerabilidad para incidir desde la vertiente preventiva y garantizar la atención a sus necesidades. Por último, es muy importante definir el proceso de transformación urbanística de las rondas, teniendo en cuenta las preferencias y necesidades del vecindario.

En cuanto a la dinamización de la losa mientras no se produzca la retirada definitiva, la Sindicatura considera que:

– Se debería mejorar la accesibilidad en diferentes puntos para garantizar su uso por parte de las personas con movilidad reducida y por la ciudadanía en general. A su vez, se debería valorar la conveniencia de instalar elementos de protección (barandillas).

– Durante el día se recomienda establecer una programación de actividades que permita hacer uso del espacio de la losa sin molestar al vecindario. Durante las noches sería conveniente mantener la presencia de la GUB para garantizar la convivencia y el derecho al descanso.

– Con el objetivo de fomentar unos buenos usos, se han recomendado las siguientes actividades:

  • Clases dirigidas a la gente mayor (actividades físicas, talleres…).
  • Actividades familiares (talleres, ludoteca, espacio de lectura infantil…).
  • Exposiciones temporales (culturales, campañas de concienciación, etc.).
  • Actividades artísticas o culturales desarrolladas por entidades o servicios del territorio (Taller de Músics, escuelas, centros cívicos, bibliotecas…).
  • Punto verde móvil, Punto de Asesoramiento Energético.
  • Punto de cita previa o de apoyo para trámites digitales.
  • Escuela de formación viaria de la GUB.
  • Estands para entidades sociales y de voluntariado.
  • Biblioteca al aire libre que implique equipamientos del territorio.
  • Banco del tiempo.
  • Radio comunitaria del Raval.

– También es necesario implicar a las diferentes entidades y asociaciones de los dos lados de la ronda de Sant Antoni en la decisión de qué uso temporal dar a la losa.

– Se recomienda al consistorio coordinar la programación de actividades y ceder la gestión a las entidades y asociaciones del territorio. Sería conveniente, pero, que la organización de actividades no supusiera ningún coste (tasas municipales u otras).

– Es fundamental articular un espacio permanente de diálogo con la ciudadanía de los barrios implicados para gestionar la losa y el futuro de la reforma de la ronda Sant Antoni.

Los síndics de Barcelona y de Cataluña reclaman compatibilizar la ubicación de un centro de acogida para personas sin hogar y con adicciones con la consolidación del proyecto educativo de una escuela cercana

Entorno escolar

La Sindicatura de Greuges de Barcelona y el Síndic de Greuges de Catalunya han recibido alrededor de unas treinta quejas de familias de una escuela relacionadas con la instalación de un centro de acogida para personas sin hogar con adicciones a poca distancia de la escuela.

En virtud del convenio de colaboración firmado recientemente, ambas instituciones han hecho una actuación coordinada y han emitido una resolución conjunta.

En las quejas recibidas, las familias y el vecindario expresan su preocupación por la afectación que puede tener este nuevo equipamiento en la demanda social de la escuela. Por su parte, la escuela incide en el hecho que los últimos años se ha trabajado mucho para dar un nuevo impulso en el centro educativo y teme que el emplazamiento de este equipamiento pueda incidir en esta trayectoria de trabajo y en las próximas matriculaciones.

En este contexto, las dos instituciones quieren recordar que los centros de acogida para la recuperación de personas sin hogar con adicciones son servicios destinados a la atención socio sanitaria de personas en situación de vulnerabilidad, y a garantizar sus derechos básicos, y que la ubicación de estos centras en zonas urbanas es necesaria para promover la accesibilidad y la normalización de su atención. Con todo, también manifiestan que las administraciones deben analizar qué impacto generan sobre los derechos de terceras personas, a fin de adoptar las medidas compensatorias o preventivas necesarias, y valorar si hay alternativas de ubicación que lo minimicen.

En relación con este asunto, los defensores constatan que la escuela en cuestión es un centro con el 41,3% de alumnado con necesidades educativas específicas, a pesar de que en los últimos años ha tendido a reducir su complejidad. La ubicación del centro de acogida junto a la escuela puede afectar a su imagen si se identifica como un hecho negativo por parte de las familias de la zona. Dicho esto, la experiencia en otra zona de Barcelona ha permitido constatar que no necesariamente la implantación de un centro de este tipo tiene que suponer un impacto negativo sobre la demanda social de una escuela, puesto que, en aquel caso, la escuela más próxima, ubicada justo junto al centro, incrementó el número de solicitudes el año siguiente.

Para estudiar el caso se pidió información al Consorcio de Educación de Barcelona y al Ayuntamiento de Barcelona. De las respuestas recibidas de las administraciones se desprende que el Ayuntamiento ha generado un espacio de trabajo transversal con el conjunto de servicios de territorio: la Agencia de Salud Pública de Barcelona, el Instituto Municipal de Servicios Sociales de Intervención en el Espacio Público y el Consorcio de Educación de Barcelona, para valorar el despliegue del servicio a la zona.

Paralelamente, el Ayuntamiento de Barcelona también ha elaborado un plan específico para la escuela en relación con la implantación del centro de acogida, que, entre otras actuaciones, prevé un trabajo con el equipo directivo de la escuela. También ha puesto los medios para asegurar la presencia de dos mediadoras en los alrededores de la escuela para atender las inquietudes de las familias en los horarios de entrada y salida escolar, y manifiesta que coordinará los servicios de limpieza, Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra para que la zona próxima al equipamiento sea un entorno seguro.

En vista de todo esto, la Sindicatura de Greuges de Barcelona y el Síndic de Greuges de Catalunya piden que se formalice la elaboración de un plan de acción integral y de coordinación entre los diferentes servicios del territorio, con la participación de las diferentes partes afectadas, especialmente los miembros de la comunidad educativa de la escuela. Uno de los objetivos prioritarios de estas actuaciones debe ser evitar el impacto de la ubicación de este equipamiento en la demanda social del centro.

También piden al conjunto de administraciones implicadas la concreción de las actuaciones previstas para la consolidación del proyecto educativo del centro y para mejorar su demanda social. Para acabar, reclaman a las administraciones que sigan invirtiendo esfuerzos para garantizar el diálogo con la dirección de la escuela y la AFA.

Las dos instituciones se comprometen a analizar el impacto que puede tener la ubicación de este centro de acogida en la escuela a partir del análisis de los datos de solicitudes de preinscripción y de oferta inicial de plazas en el proceso de admisión para el curso 2022/2023 a P3.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona analiza el fenómeno del botellón en la ciudad y traslada diversas recomendaciones al Ayuntamiento

Botellot BCN

Una de las primeras actuaciones del nuevo síndic de greuges de Barcelona desde octubre de 2021, David Bondia, fue el anuncio del estudio de oficio del fenómeno del botellón en la ciudad. El informe resultante de esta investigación analiza la práctica desde una visión transversal e integradora de las diferentes sensibilidades, y finaliza con una serie de propuestas para mejorar las dinámicas que se derivan del uso del espacio público como espacio de ocio nocturno.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona es consciente que las actuaciones no punitivas con los problemas derivados de los botellones están sometidas a una situación contradictoria: cuando hacen prevención, puede parecer que estén potenciando el consumo; cuando regulan o ponen servicios a disposición de los espacios del botellón, puede parecer que lo estén legitimando. La aproximación socioeducativa y de atención a los consumos de riesgo quizás es la vía menos inmediata para resolver el problema, pero es necesario poner el foco de atención urgentemente en las relaciones sociales de riesgo y en el uso abusivo del alcohol y otras drogas, y no en que los adolescentes jóvenes hagan uso de los espacios públicos para divertirse y socializar.

Teniendo en cuenta estas características, la Sindicatura cree que este fenómeno tiene que ser estudiado, analizado y gestionado huyendo de soluciones fáciles y poco efectivas. Por este motivo, se han explorado nuevas miradas para abordar esta práctica social. Todas las propuestas se enmarcan dentro de la perspectiva de reducción de daños, y tienen como propósito garantizar que el derecho al ocio de adolescentes y jóvenes pueda desplegarse en espacios y circunstancias seguras para todo el mundo. Así mismo, están pensadas para ser útiles y factibles de ser incorporadas dentro de los servicios, las políticas y los equipos municipales.

Por otro lado, la Sindicatura también participa activamente en la Mesa Ciudadana por una Noche Cívica y Segura, iniciativa municipal puesta en marcha el mes de noviembre del año 2021. En la primera sesión, el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia, ya manifestó “la necesidad de tratar el botellón sin criminalizar a las personas jóvenes” y reclamó “todavía más presencia de los colectivos jóvenes en la Mesa”. La segunda sesión tendrá lugar mañana jueves 10 de marzo.

El fenómeno social del botellón

Uno de los primeros puntos en el análisis es asumir que el botellón ha acontecido un fenómeno social significativo y estable, que en ningún caso pasa por ser una moda nueva o pasajera. Es necesario entender que esta práctica no desaparecerá, y si lo hiciera, volvería enmascarada con otro nombre, como lo lleva haciendo durante el último cuarto de siglo.

Es necesario, por lo tanto, establecer un marco general y transversal de abordaje del botellón centrado en la reducción de riesgos, y diferenciar claramente entre tipologías de botellón y las diversas actuaciones necesarias. Se debe evitar situar esta práctica como un conflicto entre la gente joven y la gente adulta, y aceptar las similitudes que existen entre las prácticas de ocio nocturno de unas y otras.

Abordar integralmente la problemática

El botellón es una práctica problemática, entre otras, porque no afecta las personas que forman parte, sino a quienes lo sufren. Por esta razón, es importante trabajar de forma continuada con toda la comunidad involucrada, especialmente el colectivo joven, y no actuar bajo la emergencia de un conflicto.

Las campañas de sensibilización cobran una importancia destacada; tanto las dirigidas a la población en general para evitar estigmatizar al colectivo joven, como aquellas destinadas a las personas adolescentes para fomentar un ocio nocturno respetuoso entre sus miembros y con el entorno. Por último, se tendría que ofrecer a los cuerpos policiales formaciones específicas sobre el fenómeno del botellón y las prácticas no formales de ocio juvenil.

Adecuar espacios con seguridad, información y confianza

La Sindicatura de Greuges de Barcelona recomienda estudiar la posibilidad de señalar espacios accesibles en la ciudad donde pueda llevarse a cabo esta práctica nocturna, pero siempre evitando que estos adquieran la forma y el estatus del popularmente conocido como botellódromo.

Los espacios tendrían que contar con todos los servicios necesarios para llevar a cabo prácticas de ocio nocturno bajo los estándares de seguridad, información y confianza: acceso rápido y seguro a servicios sanitarios; puntos de información y asesoramiento como Puntos Lila, Espacios Antirracistas y servicios de información en drogas; habilitar WC públicos; contar con sistemas de recogida de basura; impulsar sistemas de abono o descuentos por el uso del taxi compartido entre las personas jóvenes, y asegurar un acceso fácil al transporte público.

Actuaciones socioeducativas para prevenir conductas de riesgo

El botellón también se caracteriza por constituir a la vez un espacio de oportunidades y un espacio de riesgo. Es el punto de partida fundamental a partir del cual tejer un compromiso colectivo para promover y dar lugar a las relaciones respetuosas, los hábitos saludables y el consumo crítico en la población adolescente y joven. La Sindicatura insiste en la importancia de ofrecer acciones socioeducativas previas (difusión de los efectos del consumo a medio-largo plazo, por ejemplo) e in situ en las mismas ubicaciones donde se llevan a cabo los botellones.

También se deben fomentar programas de ocio alternativo bien diseñados que ayuden a consolidar patrones de diversión menos vinculados con el ocio nocturno tradicional, evitando, siempre que se pueda, las iniciativas excesivamente dirigentes y adultocéntricas.

Hasta ahora, las intervenciones para frenar esta práctica nocturna casi siempre se han llevado a cabo desde un punto de vista de seguridad y policial. Se tienen que poner en marcha actuaciones que puedan trabajar desde el hecho cultural para llevar a cabo una labor mediadora eficaz.

La Sindicatura recomienda al Ayuntamiento que priorice el uso de parques y jardines para la ciudadanía mediante la ampliación del horario

Parcs i jardins

Históricamente, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha recibido quejas ciudadanas sobre los horarios de los parques y jardines de la ciudad, básicamente por no ser coincidentes con los horarios establecidos que constan en la página web municipal, y para trasladar la demanda de aprovechar más las horas de luz solar en las épocas primaverales y veraniegas del año.

Teniendo en cuenta la necesidad de más áreas verdes en la ciudad, situación que se ha hecho más evidente con la aparición de la pandemia de la COVID-19, y para contrarrestar los efectos del cambio climático, la Sindicatura quiere insistir en la recomendación de ampliar los horarios de los parques y jardines de Barcelona. De este modo, la ciudadanía podrá disfrutar de estos espacios durante las horas de luz natural que tenemos.

Es extraño que en una ciudad de clima mediterráneo, en la que las temperaturas permitan la estancia al aire libre casi en cualquier hora del día, las personas no puedan acceder a los parques y jardines municipales antes de las 10 horas, porque estos no abren hasta entonces. Hay que tener en cuenta que el sol, como tarde, sale a las 8:30 horas en horario de invierno, y es bastante más tempranero durante los meses de verano.

Años anteriores, el consistorio había respondido a esta recomendación asegurando que muchos espacios verdes no se abrían antes de las 10 horas porque los operarios encargados de abrir las puertas iniciaban las rutas y tareas de mantenimiento asignadas a las 8 horas, pero que no se podía comprometer a establecer un horario de apertura anterior, puesto que no disponía de efectivos suficientes para llevarla a cabo.

Para concluir este asunto, y con el objetivo de conseguir una ciudad más habitable en cuanto a la salud, el bienestar y la calidad de vida, desde la Sindicatura de Greuges se considera imprescindible que el consistorio dedique los esfuerzos y recursos necesarios para poder garantizar un horario de uso adecuado de aquellos espacios verdes de titularidad municipal con los que ya cuenta Barcelona actualmente. De poco sirve la ampliación de superficie de verde si no se puede disfrutar de aquello que se dispone.

Los ‘botellones’ y el derecho a una noche cívica y segura centran la última intervención de oficio de la Sindicatura

Botellon

El síndic de greuges de Barcelona, David Bondia, ha anunciado la intervención de oficio de la Sindicatura para analizar y formar parte activa de los mecanismos, propuestas e iniciativas que abordan el ocio nocturno, concretamente en un contexto como el actual, en el que el colectivo joven ha vuelto a ocupar el espacio público por la noche.

Este estudio pretende interpretar el fenómeno desde una visión transversal e integradora de las diferentes sensibilidades con el objetivo de conocer las necesidades e inquietudes de los diferentes colectivos implicados, y elaborar propuestas para mejorar las dinámicas que se derivan del uso del espacio público como espacio de ocio nocturno.

Es necesario tener en cuenta que la situación sanitaria actual ha permitido el restablecimiento de la movilidad y el retorno del espacio público como espacio de socialización. Con esta reaparición de la actividad social en la vía pública, también han vuelto las concentraciones de personas en la calle en un contexto lúdico, nocturno y con consumo de bebidas alcohólicas. Estas aglomeraciones de personas jóvenes no son un fenómeno reciente, pero después de la Covid-19 se ha añadido un componente multitudinario que genera problemas de convivencia con el vecindario.

La Sindicatura, presente activamente en la Mesa ciudadana por una noche cívica y segura

El Ayuntamiento de Barcelona, mediante una medida de gobierno, ha creado la Mesa ciudadana por una noche cívica y segura, que tiene el propósito de hacer un abordaje del fenómeno del ocio y las actividades nocturnas en Barcelona, desde el punto de vista de los diferentes sectores de la ciudad que están relacionados. La Mesa tiene el encargo de elaborar un informe de análisis y propuestas para una noche cívica y segura, a través de las propuestas que aporten todos sus integrantes.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona formará parte activa de la Mesa ciudadana por una noche cívica y segura y tiene la firme voluntad de presentar propuestas e iniciativas para abordar el fenómeno del ocio y las actividades nocturnas en la ciudad. Bondia ha insistido en “la necesidad de contar también con representantes la juventud como interlocutores válidos para escuchar sus necesidades e inquietudes”.