Categoría: General

La pasarela de la calle Alcántara: la Sindicatura propone actuaciones similares a las de la pasarela de Sants o la calle Rosari Pi para que el vecindario recupere su intimidad

Passarel·la carrer Alcàntara

Después de conocer la situación de estos dos pisos de la calle Alcántara, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha recomendado al Distrito de Nou Barris y al Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad, que adopten de manera inmediata las medidas necesarias para garantizar el derecho a la intimidad personal, familiar y del domicilio.

La defensoría de la ciudadanía barcelonesa ya ha tratado con anterioridad dos casos similares en la ciudad: la calle Badal y la calle Rosari Pi. La Sindicatura cree que las soluciones aplicadas en estos dos antecedentes históricos podrían marcar el camino a seguir para garantizar la intimidad y la seguridad de la ciudadanía que reside junto a la pasarela de la calle Alcántara.

La denuncia vecinal

El vecindario de dos pisos de una finca de la calle Alcántara se ha dirigido a la Sindicatura para mostrar su disconformidad por la ubicación de una pasarela que une dos ascensores. Concretamente, la queja vecinal reside en el hecho de que la pasarela está situada a la misma altura de sus balcones, y a menos de tres metros de sus viviendas.

Como consecuencia, han sufrido actos incívicos, ven afectada su intimidad y relatan que deben mantener las persianas bajadas, y limitar el uso de los balcones. Finalmente, los vecinos y vecinas de estos pisos explican que han planteado esta problemática al Distrito de Nou Barris para que encuentre una solución que los preserve de actos incívicos, a la vez que les permita recuperar la oportunidad de disfrutar de la intimidad a su hogar.

Las consideraciones de la Sindicatura

En primer lugar, el equipo de la Sindicatura de Greuges de Barcelona se ha desplazado hasta la calle Alcántara para hacer una inspección presencial de la ubicación de la pasarela y evaluar la distancia que hay con las viviendas afectadas. En esta visita se ha constatado que el vecindario de los pisos situados en varios edificios no tienen garantizada la intimidad personal y la privacidad familiar. La Sindicatura ha trasladado la problemática a la gerencia del Distrito de Nou Barris en un encuentro que ha tenido lugar el pasado mes de julio.


“Cualquier persona usuaria de la pasarela ve claramente el interior de las viviendas. Quedan totalmente expuestos y al alcance de las actuaciones incívicas de los peatones que transitan, y que ya han sufrido en varias ocasiones”, ha afirmado el síndic de greuges de Barcelona, David Bondia.


Históricamente, la Sindicatura ha captado que esta misma problemática ya surgió en otros puntos de la ciudad. Especialmente conocido fue el caso de la finca de la calle Badal 122, afectada por la pasarela de Sants de una manera muy similar a los vecinos y vecinas de la calle Alcántara. En aquel caso, la solución fue poner vallas con una capa vegetal para resguardar las viviendas. Otras pasarelas, como el existente en el ascensor de la calle Rosari Pi, 16, también incorporan elementos cerrados a los laterales para proteger la intimidad de las viviendas más próximas.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona considera que estos son dos ejemplos de las soluciones que se podrían implementar en la pasarela de la calle Alcántara para garantizar la intimidad y la seguridad de la ciudadanía que reside.

La clasificación de las escuelas según la complejidad del alumnado y la escuela inclusiva en la ciudad

Complexitat escola

Hacia el final del curso escolar 2020-2021, las escuelas vieron cómo se revisaba su tipología de centro según el nivel de complejidad, de acuerdo con los nuevos criterios que el Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo (órgano consultor del Departamento de Educación) había publicado el abril del 2021. Los anteriores criterios databan del año 2017.

La aplicación de estos nuevos criterios creó una alarma entre la comunidad educativa de la ciudad, que no había sido informada previamente de que se llevaría a cabo esta revisión y que al final del curso se enteraron que podían verse amenazados parte de los recursos para el curso escolar siguiente.

Por este motivo, las asociaciones de familias de alumnado (AFA) de escuelas de la ciudad se dirigieron a la Sindicatura de Greuges de Barcelona preocupadas por cómo afectaría esto en la atención que recibiría el alumnado si se hacía efectiva esta pérdida de recursos personales y materiales.

Determinar la complejidad de la escuela, junto con otros factores, sirve para asignar recursos personales y programas en las escuelas, con el objetivo de garantizar la atención adecuada del alumnado dentro del sistema inclusivo de las escuelas, de acuerdo con el artículo 24 del Decreto 150/2017, de 17 de octubre, de la atención educativa al alumnado en el marco de un sistema educativo. La Ley de educación establece la obligación de la administración educativa de aportar recursos adicionales en los centros públicos y concertados en función de las necesidades educativas específicas y la tipología de las familias del alumnado que atiende el centro, y también de las características socioeconómicas de la zona.

El Consorcio de Educación de Barcelona informó a la Sindicatura de Greuges que esta nueva clasificación en ningún caso implicaría un recorte de recursos económicos y humanos para hacer frente a la complejidad de los centros en el curso escolar 2021-2022.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona también recalcó la importancia de transmitir, informar y comunicar adecuadamente todos los cambios que puedan afectar el conjunto de miembros de la comunidad educativa, y también de fomentar la participación de la escuela respecto a cualquier cambio. Las escuelas disponen de espacios formales de participación con la comunidad educativa, como por ejemplo el Consejo Escolar, u otros espacios informales, que se deben utilizar para fomentar la participación activa en los asuntos escolares, garantizada en el artículo 21.8 del Estatuto de Cataluña.

El informe sobre el impacto de la actualización del índice de complejidad que el Consorcio de Educación de Barcelona presentó en el pleno del 26 de octubre de 2021 del Consejo Escolar Municipal de Barcelona (CEMB), evidencia que la medida de actualización ha tenido un impacto notable entre los centros educativos de la ciudad. En el caso de Barcelona, 36 centros mejoran su nivel de complejidad, 178 centros mantienen el mismo nivel que el curso pasado y solo 2 centros empeoran su nivel de complejidad.

Este cambio también es el resultado de las medidas de lucha contra la segregación aplicadas con el Plan de choque para la igualdad de oportunidades puesto en marcha en Barcelona desde el año 2019. Desde la implementación de este plan, se ha mejorado ostensiblemente en cuestiones como la detección de los niños en situación social y económica desfavorecida (que actualmente supone el 12% de la población escolar, cuando en 2007 solo era un 3%); la reserva de plazas para alumnado NESE en todos los centros sostenidos con fondos públicos; la aplicación de medidas de planificación de la oferta, como por ejemplo la reducción de ratios; la transformación de centros, o una gestión de la matrícula viva con criterios de zona.

Pero, como el mismo Consorcio de Educación de Barcelona reconoce, el hecho de equilibrar la matrícula y avanzar hacia centros más heterogéneos y mejorar las proporciones de alumnado vulnerable matriculado entre titularidad privada y pública, no quiere decir que hayan mejorado las condiciones de vida del alumnado de Barcelona, puesto que los datos muestran que ha crecido la pobreza que afecta a niños y jóvenes.

En el mismo pleno de 26 de octubre de 2021 del Consejo Educativo de Barcelona, se aprobó una declaración donde se pide una moratoria de un mínimo de dos años para la decisión de reducir el baremo de complejidad. Si no es posible, se intentará conseguir una garantía de asignación de recursos equivalentes en los centros que han visto reducido su nivel de complejidad, mientras se revisa un modelo de distribución de recursos que garantice que se dispone de datos actualizados de la situación real del alumnado y los centros.

Finaliza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges con la participación de 3.034 personas y 189 entidades

Fase de apoyo ciudadano

Este 19 de mayo ha finalizado la fase de apoyo ciudadano del proceso de elección del futuro síndico o síndica de greuges de Barcelona, con la participación de 3.034 personas y la adhesión de 189 entidades a las diferentes candidaturas. Ciudadanía y entidades han podido mostrar su apoyo a alguna de las ocho personas que diferentes entidades de la ciudad habían presentado como candidatas, en la primera fase del proceso que se hizo entre enero y marzo. Ha sido la segunda ocasión en que el proceso de elección del cargo se ha abierto al tejido asociativo y a la ciudadanía en general, que hace cinco años concluyó con la reelección de Maria Assumpció Vilà en el cargo. Para este 2021, y a diferencia del 2016, el proceso se ha llevado a cabo íntegramente a la plataforma de participación municipal Decidim.Barcelona, a través de un sistema de verificación integrado con el padrón municipal, donde han podido participar todas las personas mayores de 16 años empadronadas en Barcelona.

Con la apertura a la ciudadanía del proceso de elección se perseguía un doble objetivo. Por un lado, acercar el órgano de defensa de derechos a la ciudadanía, y por el otro, condicionar el debate y la negociación de los grupos políticos que componen la Corporación Municipal y que, en última instancia, y de acuerdo con la normativa, tendrán que escoger entre todas las candidaturas.

El proceso de recogida de apoyo ciudadano ha ido acompañado de una campaña de comunicación en toda la ciudad, así como de diferentes debates públicos de presentación y confrontación de las propuestas de las ocho candidaturas. Así, los medios de comunicación betevé y Onda Cero organizaron y emitieron debates, el 3 y el 11 de mayo respectivamente, y el Consell de Ciutat sometió también todas las candidaturas a una audiencia en la que tuvieron que responder a diferentes cuestiones planteadas por miembros del Consejo.

Si bien el mecanismo para apoyar a una de las ocho candidaturas se ha hecho exclusivamente por internet a través de la plataforma Decidim.Barcelona, se han habilitado también cinco puntos de acompañamiento presenciales para aquellas personas sin recursos informáticos o conocimiento para participar y salvar así la brecha digital. Estos puntos han sido repartidos a diferentes puntos de la ciudad, en Sant Andreu, Gracia, Sant Martí, les Corts y Horta-Guinardó.

Además de los apoyos a títulos individuales, el proceso de recogida de apoyos también preveía que las entidades pudieran adherirse a una de las candidaturas, acción que se ha llevado a cabo por un total de 189 asociaciones (entre las que presentaron las candidaturas y las que se han adherido en la segunda fase), todas ellas inscritas en Fichero de Entidades municipal. La lista de candidaturas según el número de apoyos ha sido lo siguiente:

  • David Bondia: 1.414 apoyos ciudadanos y 57 adhesiones de entidades.
  • Ramon Nicolau: 410 apoyos ciudadanos y 73 adhesiones de entidades.
  • Jordi Giró: 288 apoyos ciudadanos y 23 adhesiones de entidades.
  • Zaida Muxí: 270 apoyos ciudadanos y 10 adhesiones de entidades.
  • Isabel Alonso: 215 apoyos ciudadanos y 6 adhesiones de entidades.
  • Ricard de la Rosa: 186 apoyos ciudadanos y 9 adhesiones de entidades.
  • Rosa Cañadell: 167 apoyos ciudadanos y 3 adhesiones de entidades.
  • Rafel López: 84 apoyos ciudadanos y 8 adhesiones de entidades.

Empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges de Barcelona

Las ocho personas candidatas a síndic o síndica de Barcelona.

Barcelona, 19 de abril de 2021 – A partir de este lunes 19 de abril empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges de Barcelona. El proceso durará un mes, hasta el 19 de mayo, y se llevará a cabo mediante la plataforma Decidim.Barcelona.

La fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura se ejecutó por primera vez en el anterior proceso de elección, en 2016. En aquella ocasión, entre las cinco personas que se presentaban para el cargo, recogieron un total de 6.747 apoyos de entre la ciudadanía. En aquel momento, el consistorio pone a disposición a través de la plataforma de participación ciudadana Decidim.Barcelona la información necesaria porque todo el mundo que lo desee pueda informarse de quién son las persones candidatas, qué entidades las han propuesto, y conocer su curriculum vitae. Además, tal y como tuvo lugar hace cinco años, la previsión es poder celebrar un debate público entre las ocho candidaturas, con la colaboración de la televisión pública de Barcelona, Betevé.

Para participar en el proceso y apoyar a una candidatura hay que estar empadronado en Barcelona y registrarse en el web Decidim.Barcelona. A su vez, se habilitará un formulario para que las entidades registradas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas municipal puedan expresar y registrar el apoyo a una candidatura.

Empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, que finalizará este verano con un candidato o candidata que sustituirá Maria Assumpció Vilà, la síndica de greuges de la ciudad entre los años 2011 y 2021.