Categoría: Función pública

La Síndica de Greuges de Barcelona inicia un expediente de oficio para hacer un seguimiento del proceso de investigación interna del Ayuntamiento con relación a posibles irregularidades en las oposiciones de la Guardia Urbana

Oposicions GUB

El pasado sábado 5 de junio tuvo lugar la convocatoria de las tres primeras pruebas eliminatorias correspondientes al proceso de selección de 259 plazas de la Guardia Urbana. Algunos sindicatos han denunciado que la plantilla de respuestas de uno de los ejercicios correspondientes a la segunda prueba, relativa al razonamiento abstracto y con una puntuación del 40% sobre el resultado final, había sido difundida por algunos centros docentes de formación antes de la realización de la prueba, otorgando a unos determinados aspirantes una ventaja sobre el resto.

Después de hacerse públicas estas denuncias de los sindicatos, el Ayuntamiento de Barcelona ha comunicado a los aspirantes, a través de la sede electrónica, que a pesar de que el consistorio ha adquirido las pruebas de acuerdo con los criterios que marca el Reglamento de acceso a las policías locales de Cataluña, abre un expediente informativo para determinar si se ha producido alguna irregularidad.

Después de la denuncia de algunos sindicatos, y también de algunas quejas recibidas en nuestra institución, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha iniciado un expediente de oficio para conocer y hacer un seguimiento del proceso de investigación interna que llevará a cabo el Ayuntamiento en relación con posibles irregularidades en la convocatoria de 259 plazas de agentes de la Guardia Urbana.

La Síndica recomienda al Ayuntamiento equiparar las condiciones de los servicios municipales que se prestan con coexistencia de gestión directa e indirecta

OMAC Sant Miquel

Después de conocer el malestar por las condiciones laborales de personas trabajadoras del contrato de servicios de la Oficina multiservicio de Atención Ciudadana de la pl. Sant Miquel, la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha recomendado al Ayuntamiento la necesidad de llevar a cabo un acercamiento en la equiparación de las condiciones salariales de las personas trabajadoras externas y las persones funcionarias que prestan el mismo servicio.

La coexistencia de la forma de gestión directa e indirecta en un mismo servicio municipal

La Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de contratos del sector público (LCSP) prevé la externalización de los servicios como una excepción en la actuación administrativa. El artículo 30.3 dispone que la prestación de servicios se ejecuta por los mismos medios de la Administración, a pesar de que cuando no dispongan de medios suficientes se podrá contratar externamente, en conformidad con aquello que dispone la LCSP. Por otro lado, la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases de régimen local (LRBRL), establece que los servicios públicos locales tendrán que gestionarse de la forma más eficiente y sostenible (art. 85.2), y deja de esta forma abierta la posibilidad de la gestión indirecta.


En el caso de la Oficina multiservicio de Atención Ciudadana de la pl. Sant Miquel nos encontramos ante un mismo servicio, la atención a la ciudadanía, pero llevada a cabo mediante dos formas de gestión: directa e indirecta (trabajadoras municipales y trabajadoras de empresas externas contratadas, respectivamente).

La afectación en las condiciones laborales de las personas que ejecutan un contrato por la gestión de un servicio público

Con la externalización de un servicio público se pretende incrementar la eficacia y eficiencia en su prestación, y una parte importante se refleja en la reducción del coste del servicio. Dado que uno de los componentes principales del coste final del servicio es el coste salarial, parece lógico pensar que los salarios de los trabajadores que ejecutan el contrato serán inferiores a los salarios públicos.


Existe la posibilidad de incidir en las relaciones laborales del personal contratado por la empresa adjudicataria a través de los pliegos de condiciones, mediante la imposición de obligaciones a la empresa hacia sus trabajadores. En este sentido, el Ayuntamiento reconoce que con unos salarios adecuados se garantiza una ejecución más eficiente del contrato. Efectivamente, las condiciones de trabajo, especialmente la retribución, se deben tener en cuenta en el proceso de externalización de los servicios públicos, porque puede suponer una degradación de las condiciones de trabajo que puede llevar como consecuencia una disminución de la calidad del servicio que prestan estos trabajadores.

Movido por este objetivo, el Ayuntamiento ha impulsado una contratación pública socialmente responsable que incorpora objetivos de justicia social, y promueve los derechos sociales y laborales de las personas que llevan a cabo los contratos. El documento incorpora medidas sociales para incentivar la ejecución de contratos con un modelo de negocio basado, entre otros, en salarios dignos.


A estos efectos, el pliego de cláusulas administrativas particulares correspondientes a la contratación de los servicios de atención e información a la ciudadanía en la Oficina multiservicio de Atención Ciudadana (OMAC) y en la Oficina de Atención a la Empresa (OAE) del Ayuntamiento de Barcelona incorpora objetivos de eficiencia social, en la cláusula 9, relativa a los criterios de valoración de las ofertas. Puntúa hasta 7 puntos la retribución salarial de las personas trabajadoras que ejecutan el contrato público, siempre que se ofrezca una mejora de sueldo respecto de las condiciones salariales establecidas en el convenio de aplicación, y concreta la mejora salarial en el ofrecimiento, como mínimo, de un incremento de 1.500 euros anuales a los 6 meses de incorporación al servicio, y de 500 euros adicionales anuales a los 18 meses de la incorporación al servicio (para la jornada completa o la parte proporcional).

Aunque valoremos la aplicación de estas medidas, el caso objeto de análisis dista mucho de la equiparación salarial y de una posible aproximación a esta. Según los datos que aportan los responsables municipales, en el caso de las personas que están ejecutando el contrato con una jornada semanal de 39 horas, con la integración de las mejoras logran un salario bruto de 16.555 euros anuales. En cambio, en una jornada semanal de 39,30 horas prestada por un trabajador o una trabajadora municipal le corresponde un salario bruto de 28.422,30 euros, fruto de conceptos salariales fijados en el convenio municipal.


No podemos obviar que la externalización de los servicios públicos, entre otros aspectos, fragmenta las condiciones de trabajo del sector público y la negociación colectiva. Las relaciones laborales de las personas trabajadoras en los servicios externalizados se escapan de la aplicación de los estándares públicos en materia de condiciones de trabajo. Esto supone que a la hora de negociar las condiciones a través de convenio colectivo, estas son sensiblemente peores que las propias del sector público. Esta fragmentación comporta que se genere un cuerpo de trabajadores y trabajadoras en los servicios públicos externalizados que no están amparados por las garantías del cuerpo de personas trabajadoras de la función pública, hecho que genera un modelo dual de ocupación en los servicios públicos, que acostumbra a resultar muy desequilibrado para las personas trabajadoras de servicios públicos externalizados.

En supuestos como estos, en que se da una coexistencia de ambas formas de gestión, se hacen más evidentes los elementos de desigualdad de las condiciones laborales entre los diferentes trabajadores y trabajadoras prestamistas de un mismo servicio.

Finaliza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges con la participación de 3.034 personas y 189 entidades

Fase de apoyo ciudadano

Este 19 de mayo ha finalizado la fase de apoyo ciudadano del proceso de elección del futuro síndico o síndica de greuges de Barcelona, con la participación de 3.034 personas y la adhesión de 189 entidades a las diferentes candidaturas. Ciudadanía y entidades han podido mostrar su apoyo a alguna de las ocho personas que diferentes entidades de la ciudad habían presentado como candidatas, en la primera fase del proceso que se hizo entre enero y marzo. Ha sido la segunda ocasión en que el proceso de elección del cargo se ha abierto al tejido asociativo y a la ciudadanía en general, que hace cinco años concluyó con la reelección de Maria Assumpció Vilà en el cargo. Para este 2021, y a diferencia del 2016, el proceso se ha llevado a cabo íntegramente a la plataforma de participación municipal Decidim.Barcelona, a través de un sistema de verificación integrado con el padrón municipal, donde han podido participar todas las personas mayores de 16 años empadronadas en Barcelona.

Con la apertura a la ciudadanía del proceso de elección se perseguía un doble objetivo. Por un lado, acercar el órgano de defensa de derechos a la ciudadanía, y por el otro, condicionar el debate y la negociación de los grupos políticos que componen la Corporación Municipal y que, en última instancia, y de acuerdo con la normativa, tendrán que escoger entre todas las candidaturas.

El proceso de recogida de apoyo ciudadano ha ido acompañado de una campaña de comunicación en toda la ciudad, así como de diferentes debates públicos de presentación y confrontación de las propuestas de las ocho candidaturas. Así, los medios de comunicación betevé y Onda Cero organizaron y emitieron debates, el 3 y el 11 de mayo respectivamente, y el Consell de Ciutat sometió también todas las candidaturas a una audiencia en la que tuvieron que responder a diferentes cuestiones planteadas por miembros del Consejo.

Si bien el mecanismo para apoyar a una de las ocho candidaturas se ha hecho exclusivamente por internet a través de la plataforma Decidim.Barcelona, se han habilitado también cinco puntos de acompañamiento presenciales para aquellas personas sin recursos informáticos o conocimiento para participar y salvar así la brecha digital. Estos puntos han sido repartidos a diferentes puntos de la ciudad, en Sant Andreu, Gracia, Sant Martí, les Corts y Horta-Guinardó.

Además de los apoyos a títulos individuales, el proceso de recogida de apoyos también preveía que las entidades pudieran adherirse a una de las candidaturas, acción que se ha llevado a cabo por un total de 189 asociaciones (entre las que presentaron las candidaturas y las que se han adherido en la segunda fase), todas ellas inscritas en Fichero de Entidades municipal. La lista de candidaturas según el número de apoyos ha sido lo siguiente:

  • David Bondia: 1.414 apoyos ciudadanos y 57 adhesiones de entidades.
  • Ramon Nicolau: 410 apoyos ciudadanos y 73 adhesiones de entidades.
  • Jordi Giró: 288 apoyos ciudadanos y 23 adhesiones de entidades.
  • Zaida Muxí: 270 apoyos ciudadanos y 10 adhesiones de entidades.
  • Isabel Alonso: 215 apoyos ciudadanos y 6 adhesiones de entidades.
  • Ricard de la Rosa: 186 apoyos ciudadanos y 9 adhesiones de entidades.
  • Rosa Cañadell: 167 apoyos ciudadanos y 3 adhesiones de entidades.
  • Rafel López: 84 apoyos ciudadanos y 8 adhesiones de entidades.

Empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges de Barcelona

Las ocho personas candidatas a síndic o síndica de Barcelona.

Barcelona, 19 de abril de 2021 – A partir de este lunes 19 de abril empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura de Greuges de Barcelona. El proceso durará un mes, hasta el 19 de mayo, y se llevará a cabo mediante la plataforma Decidim.Barcelona.

La fase de apoyo ciudadano a las candidaturas a la Sindicatura se ejecutó por primera vez en el anterior proceso de elección, en 2016. En aquella ocasión, entre las cinco personas que se presentaban para el cargo, recogieron un total de 6.747 apoyos de entre la ciudadanía. En aquel momento, el consistorio pone a disposición a través de la plataforma de participación ciudadana Decidim.Barcelona la información necesaria porque todo el mundo que lo desee pueda informarse de quién son las persones candidatas, qué entidades las han propuesto, y conocer su curriculum vitae. Además, tal y como tuvo lugar hace cinco años, la previsión es poder celebrar un debate público entre las ocho candidaturas, con la colaboración de la televisión pública de Barcelona, Betevé.

Para participar en el proceso y apoyar a una candidatura hay que estar empadronado en Barcelona y registrarse en el web Decidim.Barcelona. A su vez, se habilitará un formulario para que las entidades registradas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas municipal puedan expresar y registrar el apoyo a una candidatura.

Empieza la fase de apoyo ciudadano a las candidaturas de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, que finalizará este verano con un candidato o candidata que sustituirá Maria Assumpció Vilà, la síndica de greuges de la ciudad entre los años 2011 y 2021.

La síndica Vilà presenta el informe 2020 en su último discurso ante el pleno del Ayuntamiento de Barcelona

La síndica de greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, presentó el pasado 26 de marzo el informe anual del 2020 ante el pleno del Ayuntamiento de Barcelona en un año claramente marcado por la Covid-19.

Se trata del último informe que presenta Maria Assumpció Vilà después de diez años y dos mandatos como síndica de greuges de Barcelona. Este verano tendrá lugar la elección del nuevo defensor o la nueva defensora de la ciudad para los próximos cinco años.

Durante el año 2020 la Sindicatura de Greuges de Barcelona ha llevado a cabo 3.543 actuaciones. Del total, 1.988 han estado quejas, 1.518 consultas, 35 actuaciones de oficio -hecho que supone un incremento del 25%- y 2 visitas de barrio. Se ha dado la razón a la ciudadanía, totalmente o en parte, en un 78% de los casos.

En su discurso, Vilà se ha despedido de los miembros del pleno defendiendo que “he entendido la Sindicatura como un trabajo comprometido y de estar en constante movimiento, nada de aislarse en un despacho”. El discurso ha acabado con una síndica de greuges de Barcelona visiblemente emocionada y recordando los momentos más importantes de los últimos diez años de la Sindicatura. Ya puedes ver el emotivo discurso de la síndica aquí:

Ocho candidaturas presentadas para la elección de la nueva síndica o el nuevo síndic de Barcelona

Durante los dos últimos meses, entre el 15 de enero y el 15 de marzo, el tejido asociativo de la ciudad ha presentado ocho candidaturas para el cargo de síndic o síndica de greuges de Barcelona, personas escogidas por las entidades por su trayectoria personal y profesional y por su conocimiento de la ciudad. Las ocho candidaturas presentadas significan un importante incremento respecto al proceso de elección del 2016, cuando se presentaron cinco personas para el cargo.

Entre el 19 de abril y el 19 de mayo tendrá lugar la fase de apoyos, en la que la ciudadanía a título individual, y también las entidades, podrán apoyar a alguna de las candidaturas mediante la plataforma de participación Decidim.Barcelona. Esta fase de apoyo popular, que se llevó a cabo por primera vez en 2016, persigue un doble objetivo.

Por un lado, acercar la Sindicatura de Greuges a la ciudadanía y darla a conocer como institución municipal que tiene la función de defender los derechos fundamentales y las libertades públicas ante la administración. Por otro, potenciar los mecanismos de democracia activa entre la ciudadanía y hacer llegar esta voz a los miembros del Pleno del Consejo Municipal que, en última instancia, según establece la Carta Municipal de Barcelona, es el órgano competente para escoger el nuevo síndic o la nueva síndica.

Podéis consultar las candidaturas aquí.

Nota de prensa